En su objetivo de buscar alternativas ecológicas para causar el menor daño posible al planeta, las marcas dedicadas al ecodiseño investigan con materiales más sustentables y técnicas de fabricación con menor huella ambiental. La empresa mexicana Bebamboo se suma a esta tendencia con varias líneas de productos  ecológicos de decoración del hogar, complementos de moda, utensilios de cocina, textiles, accesorios de lavabo, papelería y otros objetos hechos a partir de bambú.

¿Por qué bambú?

La madera del bambú es muy flexible y tiene una fuerza de tensión increíble con respecto a su peso. Estas características la convierten en un material fácilmente moldeable, que permite diseñar formas y acabados muy diversos.

El bambú es la planta de crecimiento más rápido del planeta, puede llegar a crecer casi 11 centímetros por día en condiciones óptimas. Además, puede cosecharse durante todo el año, por lo que es una especie recurrente en reforestaciones o cuando se busca una alta productividad en la extracción de madera en terrenos erosionados.

Propiedades del bambú

Los múltiples usos del bambú tienen una larga tradición en Asia y en América Latina. Marcas actuales de todo el planeta están recuperando esas técnicas de trabajo y apostando por el bambú como un material resistente, 100% natural y biodegradable.

La creciente preocupación del consumidor por el medio ambiente ha animado a muchas empresas a lanzar líneas de productos ecológicos. Es el caso de Intellum, una compañía mexicana que desde 2008 representa en México y Latinoamérica a corporativos extranjeros de alta tecnología dedicados a la automatización y robótica a nivel industrial, a las energías renovables y a la producción y comercialización de productos sustentables, entre otros rubros.

Intellum cuenta con una división de productos verdes, en la que se incluye la línea de Be Bamboo, que propone a los consumidores mexicanos eco-diseños minimalistas personalizables, todos ellos hechos a partir de madera o fibra de bambú. Entre sus productos más innovadores se encuentran las vajillas biodegradables y los textiles de fibras de bambú.

Alternativa sustentable al plástico

Las vajillas son aptas para el lavavajillas y resistentes a las caídas. Pero lo más importante es que en el momento de desecharlas, tardan tres años en degradarse completamente. Son por tanto una alternativa muy interesante para evitar el uso de platos y vasos desechables de polipropileno o de foam, que pueden tardar en degradarse cientos de años.

El problema de la contaminación de océanos y los riesgos para la salud humana que supone el uso de las microesferas de plástico que se utilizan para hacer cubiertos y vajillas desechables es tal que el gobierno francés ha anunciado recientemente que prohibirá la venta de utensilios de comida plásticos. Los fabricantes de envases plásticos tienen hasta el 2020 para asegurarse de que todos los platos y vasos desechables comercializados en Francia son biodegradables.

sábanas de bambú

Las cobijas, sábanas y toallas hechas con fibras de bambú, además de ser biodegradables, ofrecen otras ventajas adicionales: son termoclimáticas, transpirables e hipoalergénicas.

Estas y otras líneas de productos ecológicos ofrecen a negocios y consumidores domésticos opciones más amigables con el medio ambiente, que nos permiten pasar de la concientización a la acción en nuestro día a día.

Escribe un comentario