En otros post te hemos contado cómo hacer un purificador de aire casero o cómo elaborar una mascarilla exfoliante facial casera. En esta ocasión queremos darte ideas de recetas sobre cómo hacer un desodorante casero. Las siete recetas de las que vamos a hablar son las siguientes:

  1. Desodorante casero con romero.
  2. Desodorante de limón casero.
  3. Desodorante de piedra de alumbre.
  4. Desodorante de aloe vera casero.
  5. Desodorante de aceite de árbol de té.
  6. Desodorante con lavanda.
  7. Desodorante de bicarbonato de sodio.

Desodorante de romero

El romero es una planta astringente que funciona muy bien como desodorante casero natural y que además aporta una agradable fragancia. Para elaborarlo, vierte tres o cuatro cucharadas de hojas secas de romero en un recipiente con 100 ml de agua y ponlo a hervir durante 10 minutos. Déjalo reposar otros 10 minutos y cámbialo de recipiente.

Romero para hacer desodorante casero

Después añade 20 ml de alcohol de 90 grados, unas 10 gotas de extracto de hamamelis y un buen chorro de limón. Déjalo enfriar bien y envásalo en un frasco. Ya lo tienes listo para usar. Eso sí, la mezcla pierde efectividad en aproximadamente un mes.

Desodorante de limón casero

La vitamina C del limón es muy buena para la piel, además de eliminar toxinas y bacterias de forma natural gracias a su alto nivel de ácido. Para disfrutar de sus propiedades, basta con cortar una buena rodaja de limón y con la piel limpia, aplicar directamente sobre la axila durante unos 15 minutos.

Limón para hacer desodorante casero

Otra receta de desodorante casero un poco más elaborada consiste en rallar la piel de una naranja y varios limones, añadir 500 ml agua y dejar hervir durante unos minutos. El siguiente paso es colar el agua y agregar romero, media taza de sal marina y tres cucharadas de bicarbonato sodio. Una vez frío, almacenar en un recipiente de vidrio.

Piedra de alumbre

La piedra de alumbre es desodorante ecológico y natural de los más efectivos que existen contra el sudor. No sólo evita el mal olor, sino que tiene propiedades bactericidas, astringentes y cicatrizantes. Sus efectos son duraderos y su uso no deja ningún tipo de marca en la ropa.

Este mineral lo venden en varios formatos en herbolarios y tiendas especializadas en productos naturales. La mejor opción: compra la clásica piedra de alumbre, mójala con agua y aplícala sobre la piel para disfrutar de un fantástico desodorante natural.

Desodorante de aloe vera casero

La savia de esta planta es un desodorante natural muy efectivo que no sólo puedes usar para la axilas, sino también para el resto del cuerpo. También es antiséptico, sirve para cicatrizar pequeñas heridas y curar quemaduras. También nutre, regenera y calma nuestra piel irritada nutre.

Planta de Aloe Vera para hacer desodorante casero

Para conseguir tu desodorante casero vierte en un recipiente una cucharada de limón y un poco de bicarbonato. Mézclalo y deja reposar. Añade agua de flores y unos minutos más tarde dos cucharadas de gel de aloe vera puro. Bate todos los ingredientes y añade unas gotitas de aceites esenciales (esto es opcional). Envásalo en un recipiente de vidrio y agítalo antes de usar.

Desodorante de aceite de árbol de té

Este aceite esencial es uno de los más utilizados por sus propiedades antisépticas y medicinales. Para elaborarlo mezcla media taza de almidón de maíz con 10 gotas de aceite de árbol del té y un cuarto de taza de bicarbonato de sodio. Añade dos o tres cucharadas de aceite de coco y mete la mezcla en un recipiente hermético.

Desodorante de lavanda

Este desodorante natural es uno de los más aromáticos. Para producirlo sólo necesitas media taza de vinagre de manzana y una taza de infusión de lavanda. Mezcla ambos productos y deja macerar unos 10 días a temperatura ambiente. Filtra todo bien y guárdalo en un bote. Te encantará su aroma.

Lavanda para hacer desodorante casero

Desodorante con Bicarbonato de sodio

Las múltiples propiedades del bicarbonato de sodio le convierte en otro desodorante efectivo contra el sudor que podemos hacer fácilmente en casa. Es un exfoliante natural que elimina las células muertas de la piel y un potente neutralizador que ayuda a combatir los molestos olores de la transpiración.

Para utilizarlo, basta con mezclar bicarbonato y maicena a partes iguales. La única pega que tiene es que suele dejar manchas en la ropa. Lo mejor es echar poca cantidad y con mucho cuidado.

Escribe un comentario

Guardar en Pinterest