1. SeedBox, un pequeño huerto de plantas aromáticas.

Cilantro, orégano, albahaca y perejil son las cuatro aromáticas que podrás cultivar en este original semillero. De esta forma, siempre las tendrás a mano para condimentar tus mejores platos, sin tener que salir al supermercado. Además de la maceta, el kit incluye sustrato con nutrientes y semillas de las diferentes plantas. Ocupa poco espacio y necesita pocos cuidados.

2. Momit, el termostato inteligente.

Este aparato aprende de tus hábitos de consumo para asegurar que la temperatura de tu hogar sea siempre la adecuada. Y todo gracias a un sistema de geolocalización y un sensor de presencia que reconoce la situación de las personas en la casa, apagando el sistema de calefacción cuando no estás en casa y encendiéndolo cuando llegas. De esta manera, Momit puede ahorrar hasta un 30% en la factura de la luz. Un regalo práctico y sostenible.

3. Aquareturn.

Si estas Navidades te has propuesto la meta de ahorrar agua y energía, un buen regalo es Aquareturn. Este pequeño electrodoméstico hace que de los grifos de agua caliente sólo salga agua caliente, es decir, evita despilfarrar ese agua fría o templada que sale en cuanto abrimos el grifo y no se utiliza. Aquaretum logra ahorrar hasta 28 litros por persona y día, además de mucha energía.

4. Relojes Laswood.

Un reloj siempre es un buen detalle para regalar, pero si además es ecológico, el éxito está asegurado. La marca Laswood ofrece una serie de relojes de madera hechos a mano con materiales como ébano, madera de arce, maple y cuero. Son ligeros, sofisticados y no llevan ningún producto tóxico en su fabricación.

5. ¡Súbete a una Yamimoto!

Si hablamos de movilidad sostenible, el regalo estrella de estas Navidades es una bicicleta eléctrica. Es una forma de transporte rápida, sana y económica que ayuda a construir una ciudad más saludable. Yamimoto cuenta con modelos muy interesantes entre los que incluye una bicicleta plegable, ideal para combinarla con otros medios de transporte y llevarla contigo a todas partes.

Escribe un comentario