Anteriormente en Twenergy estudiamos qué es la autoecología, una rama de la ecología que suele confundirse con la sinecología, campo de estudio del que hoy hablaremos. Si quieres entender las diferencias que existen entre ambas ramas y, además, deseas comprender el significado con ejemplos de sinecología, te informamos que has llegado al lugar adecuado 😉

Significado de sinecología

Antes de ejemplificar la sinecología es necesario conocer a qué hace referencia esta palabra que quizás no habías leído antes. La sinecología se encarga de estudiar las relaciones que tienen las comunidades biológicas con sus ecosistemas o hábitats. Por este motivo, esta rama ecológica es también conocida bajo el nombre de “ecología de las comunidades”.

¿Qué son las comunidades biológicas?

Si desempolvamos un poco nuestros libros de ciencia recordaremos que la frase “comunidad biológica” recibe el nombre de “biocenosis”, la cual contempla al conjunto de organismos de diferentes especies que forman parte de un espacio determinado, el cual está adaptado a sus necesidades de supervivencia.

Esta palabra está compuesta por tres vocablos de origen griego: “bios”, que se entiende como “vida”; “koiné”, cuyo significado es “común”; y “osis”, término que podemos traducir a “formación”. Así, la biocenosis es definida como el grupo de seres vivos de diferentes especies que viven en un mismo lugar, motivo por el cual la sinecología es la rama que estudia a la biocenosis, a las comunidades biológicas o comunidades bióticas.

Tipos de sinecología

Como bien sabes, las especies que existen en la naturaleza son realmente numerosas. Por este motivo, existen dos tipos de sinecología que dividen a esta rama para su estudio específico:

Sinecología descriptiva

Tal como su nombre lo indica, la sinecología descriptiva ayuda a detallar las características de las estructuras que forman parte de las comunidades, así, este estudio permite identificar factores como los tipos de especies que conforman un grupo, sus características reproductivas, las especies que están en peligro de extinción, entre otros.

Mediante la sinecología descriptiva es mucho más sencillo establecer objetivos que ayuden a las personas encargadas a trabajar en pro de aquellas comunidades biológicas que más lo necesitan. Un ejemplo claro sería la identificación de especies en peligro de extinción y el diseño de programas de alarma y concientización para los ciudadanos.

Sinecología funcional

Por su parte, la sinecología funcional hace uso de la información obtenida en la sinecología descriptiva para poder estudiar verdaderamente cómo interaccionan las comunidades biológicas con su entorno. Un ejemplo de sinecología funcional es la cadena alimentaria, donde se estudia todo el proceso que realizan ciertas especies para poder aprovechar los recursos que su hábitat le ofrece para su alimentación.

Ejemplos de sinecología

Aunque ya te adelantamos un par de sinecología ejemplos, centrados principalmente en la clasificación de esta rama de la ecología, consideramos importante compartirte algunos ejemplos adicionales para que puedas comprender la tarea que tienen los ecólogos a la hora de estudiar la sinecología:

El proceso de depredación

proceso de depredación

Ecológicamente hablando el proceso de depredación es un ejemplo de sinecología, ya que forma parte de las interacciones biológicas que tienen los animales. En dicho proceso participan dos individuos: el depredador y la presa, uno de ellos resulta beneficiado, mientras que el otro no.

El depredador (también conocido como predador o cazador) utiliza su energía para cazar a otra especie, la cual resulta desfavorecida, esta recibe el nombre de presa y, tras el proceso de depredación, muere y es convertida en alimento para el depredador y su entorno. Aunque comúnmente pensamos en animales carnívoros que realizan este proceso, hay omnívoros que también son depredadores.

En el proceso de depredación hay numerosos ejemplos que podemos citar: aves y peces o reptiles, moscas y abejas, leones y cebras… Este proceso es completamente natural y resulta indispensable para la cadena alimenticia de ciertas especies, por lo tanto, es una tarea de supervivencia que realizan los depredadores.

La alimentación de los koalas y el eucalipto

Koalas y sinecología

Los Phascolarctos cinereus, como se les conoce científicamente a los koalas, son especies oriundas de Australia. Comúnmente al pensar en un koala lo visualizamos “abrazado” a un árbol y es que, precisamente, estos marsupiales habitan en bosques de eucalipto, cuyas hojas son su principal alimento.

En el caso de los koalas encontramos otro ejemplo de sinecología, ya que estos animales se encuentran en ecosistemas boscosos donde tienen interacciones con los árboles de eucalipto para vivir y alimentarse. Así, un ser vivo (el koala) hace uso de otro ser vivo (el árbol) para sobrevivir, cumpliéndose de esta manera una relación biológica.

La biomasa

biomasa

Otro ejemplo que queremos compartirte es el del papel de la biomasa, uno de los tipos de energías renovables. Este proceso consiste en la energía que son capaces de almacenar las plantas al obtener rayos solares mediante la fotosíntesis. Dicha energía se mantiene almacenada en forma de materia orgánica, la cual tiene numerosos beneficios ecológicos y económicos para sectores como, por ejemplo, el eléctrico.

En este caso, la biomasa nos ayuda a entender la sinecología ejemplos al ver cómo las plantas presentan una relación con los rayos del Sol y, a su vez, con el entorno que la rodea, al convertir dicha energía en materia orgánica, la cual beneficia en diversos aspectos.

Los virus

virus y sinecología

Cuando presentamos síntomas de alguna enfermedad, como resfriado, tos, excesiva mucosidad, entre otros; por lo general, el doctor nos informa que tenemos un virus en nuestro organismo. Aquí encontramos el último ejemplo de sinecología que te compartiremos el día de hoy.

El virus se aloja en el organismo de un ser vivo (sea un animal o una persona), resultando necesario estudiar las interacciones que van presentando entre sí para poder sanar al enfermo, tarea que cumplen los especialistas que, en el caso de las poblaciones humanas, reciben el nombre de epidemiólogos.

El ejemplo anterior incluso nos ayuda a entender biológicamente el fenómeno que estamos viviendo en la actualidad como consecuencia del COVID-19 o coronavirus, enfermedad infecciosa que está atacando a un importante número de personas en todo el mundo pero que, además, también se presenta en animales.

Finalmente, la autoecología y sinecología son bastante parecidas entre sí, sin embargo, tal como aprendiste hoy, la primera se enfoca en una especie única, mientras que la segunda estudia a la comunidad biológica y su respuesta o interacción con el entorno. He aquí la principal diferencia entre ambas ramas ecológicas que, sin duda, resultan tan necesarias para comprender los elementos de la naturaleza.

Ahora que sabes qué es la sinecología, ¿se te ocurre algún otro ejemplo que quieras compartir? Compártelo en los comentarios y añadamos más sinecología ejemplos que seguramente serán de utilidad para las personas interesadas en esta rama 🙂

Escribe un comentario

Guardar en Pinterest