Los fabricantes de tecnología usan materiales caros y considerados preciosos en el interior de sus dispositivos por sus ventajas desde el punto de vista técnico. En el corazón de nuestros móviles o de nuestros ordenadores hay plata y oro porque estos materiales son buenos para conducir la electricidad.

Por tanto, toda la chatarra y residuos electrónicos pueden convertirse en maravillosas joyas de oro y plata reciclados.

Joyas hechas con oro reciclado

Del residuo a las joyas

La cantidad de oro o de plata que puede tener un móvil o un ordenador en su interior no es muy elevada, pero la cifra cambia cuando se suman grandes cantidades de estos dispositivos. Dado que la vida útil de nuestros smartphones y ordenadores es limitada por múltiples razones, las cantidades de chatarra electrónica que se acumulan son cada año más y más elevadas.

Como suele suceder en estos casos, no hay nada más efectivo que traducir las afirmaciones a números para verlo. De entrada, poca es la chatarra electrónica que se recicla para convertirla en nuevos productos. Aproximadamente, según algunas estimaciones, solo el 12.5% de esta basura es reciclada para ser convertida. La tecnología que ya no queremos se acumula en peligrosos vertederos en países en vías de desarrollo.

Residuos de oro y plata en un teléfono móvil

Todo ello hace que la tecnología se convierta en una basura difícil de gestionar, pero también que se pierdan muchas materias primas.Un estudio de hace unos años (2015) llegó a la conclusión de que, en Europa, se tiraban a la basura unos 2.000 millones en materiales en la chatarra electrónica.

Una colección hecha con basura tecnológica

Toda esa chatarra puede, por tanto, ser aprovechada y convertirse en otra cosa. El oro y la plata pueden ser recuperados y pueden tener una nueva vida. Es lo que ha hecho Dell, el fabricante de ordenadores, en colaboración con Bayou With Love, una marca de joyería. Han convertido oro sacado de la basura que genera el consumo tecnológico en anillos, pendientes y gemelos.Gemelos reciclados de oro

Por ahora, las piezas son solo parte de una colección con edición limitada (y en su web algunos modelos ya no muestran existencias), pero las joyas muestran un potencial camino de trabajo y, sobre todo, invitan a reflexionar sobre la cuestión. De hecho, el objetivo de la colección no era tanto el de crear un producto curioso sino más bien el de concienciar sobre el problema de la basura tecnológica y lo que en ella se está perdiendo.

Las joyas que han creado tienen un impacto ambiental del 99% inferior al que tiene el oro que se usa habitualmente en joyería. Las piedras preciosas que han empleado en la colección también tienen un origen sostenible.

El usar oro reciclado y materiales sostenibles tampoco ha hecho que los precios de la colección se hayan disparado. Los precios de las piezas arrancan en los 78 dólares, unos 63 euros, una cifra que se puede encontrar en cualquier joyería.

Escribe un comentario