Aparatos de aire acondicionadoLos aparatos de aire acondicionado están clasificados por ley dentro del grupo de Grandes Electrodomésticos y, al igual que ocurre con los aparatos de refrigeración, entre sus componentes encontramos aceites y gases refrigerantes muy contaminantes para el medio ambiente. En el caso de los aceites, un litro puede contaminar hasta 200.000 litros de agua, mientras que los gases refrigerantes dañan la capa de ozono. Los aparatos de aire acondicionado suelen contener hidrofluorocarburos (HCF) o hidroclorofluorocarburos (HCFC), gases fluorados de efecto invernadero que, tal como indica la normativa europea F-Gas, deben ser tratados por técnicos cualificados para evitar fugas que dañen el ecosistema.

Los aparatos eléctricos y electrónicos se identifican por un símbolo que muestra un contenedor tachado y que indica la recogida selectiva de dicho aparato una vez finaliza su vida útil. Este símbolo es un recordatorio para el consumidor de que «cuando decida deshacerse del aparato, está obligado a depositarlo en el lugar adecuado para que entre en el circuito de reciclaje, y nunca en los contenedores de basura no autorizados«.

La Fundación Ecotic trabaja en la recogida y reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos al final de su vida útil, y en el caso concreto de los equipos de aire acondicionado, aconseja que para desinstalarlos con seguridad, es fundamental que las válvulas de líquido estén cerradas para confinar el máximo de refrigerante dentro de la unidad exterior. Cuando el manómetro indique presión cero, se debe cerrar la válvula de la línea de gas y realizar la desconexión eléctrica, para después soltar los tubos de cobre. Si el equipo no funciona, es importante evitar que salga el refrigerante realizando primero la desconexión eléctrica y después conectando a la válvula de gas la bomba con su botella de almacenamiento. Una vez cerradas las válvulas de gas y líquido, se podrá recoger el refrigerante con la bomba y proceder a su reciclaje.

El consumidor que quiera cambiar su viejo aparato de aire acondicionado deberá entregárselo a un distribuidor o instalador que lo hará llegar a una planta de reciclaje, donde se recuperarán todos los componentes aprovechables y se tratarán de forma adecuada los potencialmente peligrosos.

Fuentes: Twenergy / Fundación Ecotic / Calor y frío / Flickr

Author

Escribe un comentario