La imaginación es el límite, claro, pero muchos de estos “creadores-recicladores” han demostrado que muchos de sus ingenios funcionan a la perfección. Como un reloj, podríamos afirmar. Y es que uno de los usos más exitosos ha sido el de convertir la plateada circunferencia del CD en un original reloj de pared.

Más atrevido y marchoso, encontramos el ejemplo de la bola de discoteca setentera. El corazón del dispositivo lo forma una esfera de polietileno expandido, los CDs recortados en pequeños cuadrados de parejo tamaño y pegados sobre la bola hacen el resto de su destelleante trabajo al ritmo de los pegadizos Bee Gees. De hecho, podemos aprovechar la temática de este artilugio móvil para destruir algunos de los CDs más vergonzantes de nuestra colección musical.

Dejando de lado la diversión del bailoteo y apostando por el reciclaje práctico podemos diseñar un soporte para nuestro smartphone o tableta simplemente curvando con algo de maestría, y cuidado,  un CD ya inservible. El único material que necesitamos, aparte del CD, es un mechero para aplicar calor en el sitio indicado y crear el efecto físico deseado.

Los marcos para fotos hechos con CDs podemos clasificarlos ya como clásicos en su materia y el colmo del CD viejo es hacer de soporte para otros CDs que aún sean útiles.

Una lista sinfín completaría esta colección de cosas que cualquiera de nosotros puede contribuir a aumentar. ¡Cuéntanos tus ideas!

Fuentes: TwenergyYouTube / Taringa! / Techtastico / lasmanualidades.com / www.comohacer.eu/como-aprovechar-cds-viejos/ / Flickr

Escribe un comentario