Isla de plastico

La fórmula para hacerlo pasa, tal y como explican sus impulsores, por aprovechar la mayor concentración de residuos de plástico del planeta que está flotando actualmente en el Océano Pacífico (donde hay 44.000 toneladas de plástico según el propio estudio de arquitectura). Estos residuos de países como Canadá, EE.UU; Japón, Indonesia, etc. llegan arrastrados por las corrientes oceánicas y forman una masa de basura en forma de plástico del tamaño ni más ni menos que de la Península Ibérica.

Según los impulsores de este proyecto, que aún no han estimado los costes económicos que supondría llevar a cabo lo que por ahora es solo una idea, se trata de alcanzar tres objetivos de una vez:

limpiar los océanos de esta enorme cantidad de residuos plásticos,

– crear una nueva tierra en la que puedan vivir refugiados víctimas de catástrofes naturales

– y construir un hábitat sostenible en medio del mar.

La isla, que sería habitable y dispondría de zonas urbanas, se construiría principalmente como un entorno verde y aprovechable. El uso de inodoros de compost para la creación de suelo fértil es un ejemplo de ello.

La que sus impulsores ya definen como la nueva Venecia verde (la parte habitable de la isla estaría llena de canales) podría llegar a albergar hasta a medio millón de habitantes. Todo ello en un terreno total, entre zona habitable y zona verde, de 10.000 kilómetros cuadrados que se situaría exactamente entre el archipiélago de Hawai y la ciudad de San Francisco.

Además de los ya mencionados, en esta isla se pretenden dar más pasos hacia un futuro sostenible: entre otras cosas, si el proyecto al final se convierte en realidad, se utilizará exclusivamente fuentes de energía renovables (solar y eólica) y será autosuficiente desde el punto de vista de que las fuentes de alimentación se generarán en el propio terreno reciclado. Lo que queda por ver, según relatan los detractores del proyecto, es cómo se conseguirá ese entorno ‘verde' del que hablan los creadores en una isla hecha totalmente de plástico.

Otras islas ecológicas

La iniciativa de la firma holandesa no es la primera en cuanto a utópicas islas ecológicas se refiere. Ejemplos anteriores con vocación sostenible, y que por ahora no han pasado de la fase de proyecto, son:

– Un islote artificial basado en el sistema de conversión de energía térmica oceánica para crear electricidad. Sus responsables aseguran que con 50.000 islotes se podrían cubrir las actuales necesidades energéticas a nivel mundial.

– «Lilypad»: un diseño de ciudad flotante y nómada (se iría moviendo) ideada por el arquitecto belga Vincent Callebaut en forma de nenúfar en la que se aprovecharía el agua de la lluvia y todas las posibles energías renovables, incluidas las corrientes oceánicas y las mareas.

– «No Man's Land»: el proyecto ideado por el estudio de arquitectura Phu Hoang Office consiste en un conjunto de islas artificiales con toda clase de comodidades y autoabastecida con agua potable y energías renovables.

Fuentes: Elaboración propia / recycledisland.commuyinteresante.eswhim.nlecoticias.com / flickr.com

Escribe un comentario