Las bombillas nos aportan luz, a través del paso de la electricidad. Sin embargo, tarde o temprano su duración se agota, siendo necesaria su sustitución por otras. Hoy conocerás cómo reciclar bombillas correctamente, con el fin de que sepas dónde hacerlo para no provocarle daños al medio ambiente. ¡Comencemos!

El reciclaje depende del tipo de bombilla

tipos de bombillas

Como bien debes saber, existen diferentes tipos de bombillas y, así como sucede con otros objetos, su reciclaje es necesario para su adecuado aprovechamiento. A continuación mencionamos brevemente los tipos de bombillas que existen para que puedas identificar cuáles tienes en tus manos, antes de proceder con su reciclaje:

  • Fluorescentes: este tipo de bombillas utilizan tecnologías eficientes, combinadas con gases, para emitir luz al momento de entrar en contacto con la electricidad.
  • Incandescentes: al calentar un filamento interno, la bombilla incandescente produce luz en la habitación o espacio en el que se encuentre. Por este motivo, suelen calentarse rápidamente.
  • Halógenas: este tipo de bombillas son conocidas como las versiones mejoradas de las anteriores. Las halógenas también poseen el filamento en su interior pero, a diferencia de las incandescentes, ofrecen una mayor vida útil.
  • De bajo consumo: tal como su nombre lo indica, este tipo de bombillas son ideales para ahorrar energía en casa. Su funcionamiento es parecido al de las bombillas fluorescentes.
  • LED: como parte de las bombillas eficientes (y las mejores en el mercado actual), las luces LED emiten gran cantidad de luz sin calentarse. Asimismo, son las más duraderas, llegando a ofrecer hasta 50 mil horas de uso.

¿Cómo puedo reciclar bombillas?

reciclaje de bombillas

Teniendo claro el tipo de bombilla que tienes en casa, y que deseas reciclar, el próximo paso para reciclar bombilla es asegurarte de que realmente sea apta para tal fin. Lo anterior se debe a que estos productos están compuestos mayormente por vidrio, pero algunos también cuentan con elementos metálicos y químicos en su interior (como el mercurio), convirtiéndose en materiales no reciclables.

Llévalas a un punto limpio

Las bombillas que sí se pueden reciclar deben ser llevadas a un punto limpio o punto verde, espacio en el que son almacenadas y, posteriormente, tratadas para su adecuado reciclaje. Las bombillas que puedes llevar a estos lugares son las siguientes:

  • Bombillas fluorescentes
  • LEDs
  • De bajo consumo
  • Fluorescentes
  • Luminarias

Estas bombillas también pueden ser depositadas en los ecoparques, es decir, las instalaciones de recogida pensadas para gestionar correctamente los residuos potencialmente peligrosos.

O a contenedores específicos

Dependiendo del país en el que te encuentres, los supermercados, tiendas de iluminación o ferreterías de tu zona pondrán a tu alcance contenedores específicos para reciclar bombilla de luz. Estos contenedores solo sirven para depositar bombillas reciclables, como las mencionadas anteriormente.

Por su parte, en otros espacios podrás depositar las bombillas no reciclables, solo tendrás que asegurarte de que el contenedor en el que estás próximo a insertar la bombilla realmente sea para desechar estos objetos que están compuestos por elementos tóxicos:

  • Halógenas
  • Incandescentes
  • Otros tipos de bombillas con filamentos

Lo más importante que debes aprender el día de hoy es que las bombillas no se tiran en el contenedor verde, conocido como el contenedor de vidrio o el iglú verde. Normalmente las personas suelen depositar todos los tipos de bombillas en él, pero realmente el tratamiento adecuado es el explicado en las líneas anteriores. ¡No lo olvides!

¡Despierta tu lado creativo!

manualidades para reciclar bombillas

Finalmente, para reciclar bombilla también puedes despertar tu lado más creativo, haciendo manualidades que decoren tu hogar o que puedan convertirse en un bonito regalo (y, lo mejor de todo, ¡sostenible!). Aprende a reciclar bombilla bajo consumo, LED, fluorescente o cualquier otra. ¡Echa un vistazo a las ideas para reciclar bombillas que traemos para ti!

Terrarios para tu hogar

reciclar bombilla

Si no tienes un jardín en casa o simplemente te apasiona decorar tus espacios con algo de naturaleza, esta idea para reciclar bombillas te encantará. Busca una bombilla, tierra o piedras y algunas plantas artificiales.

Retira cuidadosamente el casquillo de la bombilla y dale la vuelta para depositar en ella tierra o piedras. Agrega plantas artificiales y disfruta de un bonito terrario para el salón de tu hogar.

Jarrones de vidrio

No compres jarrones para tus plantas, reciclando bombillas gastadas podrás disfrutar de nuevas macetas o jarrones de vidrio para cuidar temporalmente tus flores favoritas. Tal como explicamos en la idea anterior, retira el casquillo del producto y agrega un poco de agua.

El próximo paso será añadir la flor (natural o falsa) y ubicar la bombilla sobre una base en la que pueda sostenerse. En caso de que la bombilla tambalee, lo mejor será que la adhieras con un poco de pegamento en la base que tienes a la mano.

Adornos colgantes

bombillas de colores

Si decorar tu hogar es uno de tus pasatiempos favoritos, reciclar bombillas empezará a ayudarte a disfrutar de nuevos elementos colgantes para tus habitaciones o estudio. En este caso necesitarás algunas bombillas, una cuerda delgada, pegamento, pinturas y pinceles.

Toma la primera bombilla y pinta su parte externa con el color que desees. Déjala secar y repite los pasos anteriores con la próxima bombilla, asegurándote de escoger un color diferente.

Cuando todas las bombillas estén completamente secas, coge la cuerda y pégala cuidadosamente a ellas, manteniendo algunos centímetros de distancia. ¡Es todo! Así de fácil conseguirás reciclar bombillas y, además, tener un nuevo elemento decorativo en tu hogar.

Decoraciones navideñas

Si de decoraciones seguimos hablando, las bombillas son perfectas para las decoraciones navideñas caseras. Tu árbol de Navidad podrá tener los mejores adornos navideños reciclados si utilizas tus pinturas y tu ingenio para llevar a cabo esta idea.

Coge tu bombilla y pinta sobre ella un reno, un San Nicolás o un hombre de nieve. Añade un hilo delgado al casquillo de la bombilla y déjala secar durante al menos un día. Cuando notes que está completamente seca, cuélgala en tu árbol ¡y listo!

Como ves, reciclar bombillas es un procedimiento que podemos hacer todos desde casa, aprendiendo a deshacernos de ellas en los puntos verdes o contenedores adecuados; así como también ofreciéndoles un nuevo fin con las manualidades compartidas anteriormente.

Recicla tus bombillas correctamente y compártenos en los comentarios si sueles darles otro uso en casa. ¡Te leeremos de inmediato! 🙂

Escribe un comentario

Guardar en Pinterest