En ecología existen diferentes términos que debemos conocer, uno de ellos es la regla de las 5 r. Aunque quizás te suene a un término matemático, la verdad es que las 5 erres nos permiten hablar de un conjunto de acciones que podemos seguir si verdaderamente queremos ayudar a cuidar el medio ambiente. ¿Cómo? ¡Te lo explicamos a continuación!

¿Qué es la regla de las 5 r?

Esta regla consiste en cinco palabras que seguramente habrás escuchado anteriormente y que, por supuesto, están enfocadas a la ecología y el cuidado del planeta Tierra. En específico hablamos de:

  1. Reciclar
  2. Reducir
  3. Reutilizar
  4. Recuperar
  5. Reparar

Aunque popularmente se conocía la regla de las 3 R, en los últimos años se añadieron dos términos nuevos: recuperar y reparar. El motivo de esta nueva adición de términos ecológicos se debe al potente crecimiento de los problemas ambientales en nuestro planeta como, por ejemplo, el incremento de la contaminación, las consecuencias del efecto invernadero y los efectos del cambio climático.

La problemática ambiental actual generó la adición de dos nuevos términos a esta regla, lo que produjo lo que hoy conocemos como la regla de las 5 r. Si quieres conocer qué significa cada una de estas “erres”, ¡continúa leyendo!

Reciclar

Reciclar, la primera de las 5R de la ecología

Esta es la primera de las 5 erres de la ecología. A pesar de que es la más conocida, realmente el número de personas que saben reciclar (y lo hacen adecuadamente) es reducido. En Twenergy hemos preparado una guía de cómo reciclar así que, si te animas a seguir la primera regla de las 5 r, comenzar leyendo nuestro artículo es un buen inicio 😉

Separar la basura desde casa o la oficina y tirarla en los contenedores o papeleras de reciclaje adecuadas (siguiendo los colores indicados en nuestra guía) te permitirá comenzar a convertirte en un agente de cambio y, así, estarás colaborando con el medio ambiente. Suena fácil, ¿no? Una vez que hayas memorizado los colores de los contenedores notarás que tirar la basura volverá a ser una tarea sencilla, siempre y cuando hayas separado adecuadamente los residuos desde tu hogar.

Animar a las personas que viven contigo, o a tus compañeros de trabajo, a seguir esta de las 5 erres también favorece la preservación del ambiente. Recuerda que, mientras más personas se animen a seguir esta regla de la ecología, ¡más beneficios se verán reflejados en el planeta Tierra!

Reducir

Reducir

Si reciclar ayuda al medio ambiente, reducir lo hace aún más. La razón de esta afirmación se debe a que, al disminuir nuestros residuos, serán menos elementos los que habrá que reciclar.

Sin embargo, reducir no solo hace referencia a la disminución de desechos, también en esta de las 5r de la ecología nos encontramos con algunas actividades que podemos seguir en nuestro día a día, por ejemplo: reducir el consumo de combustible o el consumo diario de agua por persona. Con tan solo cambiar nuestra rutina y añadir a ella actividades ecoamigables podremos empezar a cumplir la segunda de las 5 erres de la ecología y, así, colaboraremos con el ahorro de agua y el ahorro de energía.

Reutilizar

Reutilizar y colaborar con el medio ambiente

Este término es el último relacionado a las 3 erres de la ecología. Reutilizar envases, ropa e incluso algunos muebles antiguos de tu hogar es una excelente forma para colaborar con el medio ambiente. Sin embargo, algunos recursos naturales también son reutilizables, sobre todo si hablamos del líquido vital que durante el verano nos hidrata: el agua.

Conociendo formas originales de reutilización del agua podremos otorgarle una segunda oportunidad a los litros de este líquido que, de lo contrario, se tirarían por el inodoro y quedarían inutilizables. ¿Te animas a intentarlo?

Recuperar

Recuperar, una de las erre de las 5 R de la ecología

Tal como mencionamos antes, este término hace referencia a la cuarta erre de las que fueron añadidas en los últimos años. Si hablamos de recuperar es casi obligatorio retomar el tema del reciclaje, la primera de las 5 erres de la ecología.

Con “recuperar” nos referimos a aprovechar el máximo posible aquellos objetos que anteriormente creíamos que debían ser desechados. Por ejemplo, si tienes pensado tirar tu móvil antiguo en el punto limpio más cercano a tu casa, ¿por qué no lo abres e intentas aprovechar alguna de sus piezas? Si no te atreves a abrir un dispositivo electrónico, pensemos en un ejemplo más sencillo, ¡una prenda de ropa!

La ropa se puede recuperar de formas muy creativas, a pesar de que ya esté estropeada, rota o consideres que es momento de despedirte de ella. ¿Cómo? Recortándola para hacer pañuelos, retirando sus botones para reutilizarlos en otra prenda o simplemente dejándola para utilizarla cuando debas hacer trabajos manuales en casa o cuando te dispongas a expresarte a través del arte.

Reparar

Reparar para reciclar objetos

Antes de desechar cualquier tipo de objeto que se haya estropeado como por ejemplo, los residuos electrónicos, piensa si realmente aquel móvil u ordenador dañado puede repararse. Generalmente la respuesta es afirmativa, por lo tanto, ¿por qué no repararlo? Para hacerlo bastará con que tengas tiempo suficiente y las herramientas necesarias; en su defecto, no olvides que hay personas que se dedican a reparar objetos y seguramente podrás encontrar algún presupuesto asequible a tu bolsillo.

Tal como sucedía en la regla de las 5 r anterior, el término “reparar” es muy amplio. Por lo tanto, no solo podrás reparar objetos dañados en centros de reparación o personas especializadas en este oficio, también te recomendamos vigilar con prudencia el estado de las tuberías y grifos de tu hogar ya que, con el tiempo, suelen estropearse y generar fugas. Las fugas de agua y de gas pueden generar grandes daños no solo en la estructura de tu casa o piso, sino también en la salud de los que allí habitan y, por supuesto, consecuencias para el planeta Tierra.

Ahora que conoces las 5R de la ecología, ¿estás listo para aplicar los términos anteriores en tu día a día? Reciclando, reduciendo, reutilizando, recuperando y reparando contribuirás a disminuir el impacto de las consecuencias que el planeta está sufriendo. No olvides compartirnos en los comentarios aquellas actividades que haces en tu rutina para aportar tu granito de arena al cuidado del medio ambiente, ¡quizás le des una idea útil a otro lector! 😉

1 Comment

  1. YAMILE SANCHEZ Reply

    Buenas Tardes.

    Necesito un asesor que me oriente para implementar un Sistema de Geston Ambiental en mi empresa

Escribe un comentario

Guardar en Pinterest