Para la fabricación de los plásticos se emplean técnicas de polimerización de compuestos sintéticos derivados del petróleo. Se les añaden sustancias que los hacen muy resistentes, pero también los hacen difícilmente degradables, perdurando en el medio ambiente entre 100 y 400 años.

Es por ello que muchas bolsas de plástico y otros elementos cotidianos comienzan a venir etiquetados como “biodegradables”.

El plástico biodegradable o bioplástico está fabricado con materias primas orgánicas como restos de frutas, celulosa o legumbres y, al ser depositado con los residuos orgánicos, entra en contacto con microorganismos que lo degradan y termina desapareciendo completamente.

Si quieres obtener bioplásticos en casa es muy sencillo, siguiendo una serie de pasos.

Fabricación de bioplásticos

El ingrediente más importante a la hora de fabricar bioplásticos es el almidón. Este elemento es el que le aportará las mismas propiedades físico-químicas que tienen los plásticos sintéticos. Este almidón se obtiene por ejemplo de la maicena, que es harina fina de maíz.

Otro elemento importante en la fabricación del bioplástico es la glicerina, que es un material plastificante que dotará al material de flexibilidad.

Por otro lado, algunas investigaciones han descubierto que debería añadirse algún agente biocida natural como el clavo, el tomillo blanco o la canela para evitar la proliferación de hongos y bacterias durante su uso.

Se añadirán por tanto los siguientes ingredientes:

  • 30 gramos de maicena
  • una taza de agua
  • una cucharada de vinagre blanco
  • una cucharada de glicerina natural
  • cáscara de fruta
  • tomillo, canela y clavo
  • Colorante natural si se desea
  • Molde

¿Cómo se elaboran los bioplásticos?

  1. Mezclar de manera uniforme la maicena, el agua, el vinagre y la glicerina.
  2. Llevar la mezcla al fuego y remover constantemente para evitar la generación de grumos hasta que se hayan integrado bien todos los ingredientes.
  3. Añadir, si se desea, el colorante natural.
  4. Triturar los residuos orgánicos con un poco de agua.
  5. Mezclar más enérgicamente la cocción y añadir algo más de agua si está demasiado espesa.
  6. Juntar y volver a triturar la preparación gelatinosa resultante con el triturado de los residuos de la fruta.
  7. Verter el contenido en el molde elegido.
  8. Dejar secar más de 24 horas hasta que quede completamente rígido. Si lo dejas extendido sobre una superficie plana quedará una lámina que se puede utilizar, por ejemplo, de portada de cuaderno. Nunca habías pensado que fabricar bioplásticos en casa iba a ser tan fácil. ¡No dejes de intentarlo!
Author

Escribe un comentario