Categoría

Residuos

Cada día se generan en el planeta millones de residuos que afectan al medio ambiente. Son materiales o sustancias sobrantes que pueden clasificarse de dos formas: residuos no peligrosos y residuos peligrosos. Los residuos no peligrosos no revierten ningún tipo de peligrosidad para la salud o el medio ambiente. Los residuos peligrosos tiene características de peligrosidad: son tóxicos, corrosivos, irritantes, inflamables, explosivos, etc.

En estas páginas te ofrecemos información sobre los residuos, así como noticias y curiosidades del mundo de los residuos y su tratamiento.

Las aguas residuales se tratan para devolverlas lo más limpias posibles a la tierra. Este proceso no es sencillo y tiene varios productos resultantes, algunos de los cuales se pueden aprovechar, como abonos y biogases. Los no aprovechables se deben reducir al mínimo.

Dejar que se vierta un litro de aceite usado por nuestro fregadero contamina hasta 1.000 litros de agua. Un dato que aún es peor si hablamos del aceite industrial: dos litros son capaces de contaminar el agua de una gran piscina olímpica. La recogida del aceite usado y su posterior tratamiento es fundamental para proteger nuestro planeta y evitar graves daños en la salud y en el medio ambiente.

Los hospitales y centros de salud generan algunos residuos asimilables que pueden ser clasificados como urbanos, pero la mayoría se consideran residuos de riesgo por ser altamente peligrosos para la salud de las personas y el medio ambiente, y necesitan un tipo de tratamiento especial.

Es inevitable. Cada día se generan toneladas de residuos que pueden afectar al medio ambiente. Pero no todos son dañinos para el hombre, como los denominados «residuos no peligrosos«. Los residuos no peligrosos son aquellos que no se encuentran catalogados como residuos peligrosos, por no presentar características de peligrosidad. Los receptores de los residuos deben verificar el tipo de carga y clasificarla o no como peligrosa para su posterior tratamiento.