Los ecosistemas que conforman el planeta Tierra atraviesan diferentes etapas para formarse y visualizarse tal como los conocemos hoy en día. Este proceso recibe el nombre de sucesión ecológica, aunque también suele denominarse sucesión natural. Si quieres conocer cuáles son sus tipos y sus etapas, ¡continúa leyendo!

¿Qué es la sucesión ecológica?

definición de la sucesión ecológica

La sucesión ecológica se define como un proceso evolutivo y natural por el que atraviesan los ecosistemas para constituirse con cada uno de los organismos o elementos que lo integran. Por supuesto, supone un proceso bastante lento que se desarrolla a partir de algunas etapas, las cuales van sucediendo de forma organizada siguiendo pasos naturales.

Normalmente, tras desastres naturales, las personas se preocupan por los daños ambientales que pudo ocasionar un incendio forestal o un huracán. Sin embargo, dependiendo de la magnitud de los daños, la naturaleza se encarga de “reiniciar” el terreno e ir formando naturalmente cada uno de los elementos que forman parte de ella.

Tipos de sucesiones ecológicas

Dentro de los tipos de sucesiones ecológicas nos damos cuenta de cómo un desastre natural, o la intervención del hombre, afecta directamente a un territorio pero, a la vez, la naturaleza es capaz de otorgarnos nuevamente sus bondades y crear naturalmente nuevos elementos que permitirán, de forma progresiva, la vida en ella.

Las sucesiones ecológicas están conformadas por dos grandes tipos: la sucesión primaria y secundaria. Aunque sus nombres indican el orden en el que suceden, es importante tener en cuenta cuáles son los elementos que se forman en cada una de ellas:

Sucesión primaria

Sucesión primaria

La primera de las sucesiones ecológicas inicia sobre terrenos completamente naturales, compuestos por tierras vírgenes donde realmente aún no existe vida. En estas zonas no hay animales y, mucho menos, actividad humana.

A pesar de ello, pueden encontrarse escasas plantas. En un ambiente donde aún se está produciendo la sucesión primaria hallamos rocas, líquenes, plantas anuales, hierbas perennes y arbustos en proceso de crecimiento.

Si te preguntas cómo es posible que los espacios vírgenes empiecen a cobrar vida, sin la intervención de algún factor externo, la respuesta se encuentra en los procedimientos del medio ambiente y su capacidad de crear vida de forma natural, proceso que inicia a partir de la sucesión ecológica secundaria.

Sucesión secundaria

Sucesión secundaria

La sucesión secundaria se da cuando empiezan a crearse comunidades sobre los terrenos vírgenes comentados en la sucesión ecológica anterior. Sin embargo, es importante aclarar que las sucesiones secundarias se producen tras algún cambio radical que afecte a dicho territorio.

Así, las sucesiones secundarias inician luego de, por ejemplo, algún incendio forestal, proceso de cultivo abrasivo o una infesta de plagas. Naturalmente el medio ambiente renace tras sufrir cambios radicales, como desastres naturales o problemas ocasionados por el hombre.

En este punto es necesario recordar que los procesos de sucesiones naturales son bastante lentos, debido a que deben adaptarse a las características actuales del ambiente y trabajar de forma continua hasta llegar a formar lo que conocemos normalmente como un ecosistema.

Etapas de la sucesión ecológica

A lo largo de este proceso natural suceden tres etapas que te compartimos a continuación:

  • Etapa inicial: en esta primera etapa de la sucesión ecológica empiezan a formarse especies pioneras u oportunistas, denominadas así por llegar a colonizar territorios vírgenes o desolados. Las especies pioneras trabajan activamente para otorgarle nutrientes a los suelos y, así, permitir que la vida empiece a formarse en ellos.
  • Etapa intermedia: la sucesión ecológica continúa su rumbo en esta etapa antes de finalizar el proceso natural por completo. El trabajo de las especies colonizadoras se siguen constituyendo para dar lugar a un ecosistema, finalmente, formado. La etapa intermedia puede tardar de 5 a 150 años, dependiendo de la gravedad de la situación que haya afectado al territorio.
  • Etapa final: esta etapa ecológica está compuesta por la vegetación potencial, la cual llegó al territorio anteriormente virgen gracias a las especies pioneras. Este tipo de vegetación, también denominada comunidad clímax, se consolida en la última etapa de la sucesión ecológica y puede ser muy variada. Sin embargo, llegar a esta etapa es un proceso que demora al menos 150 años.

Si alguna vez te habías preguntado cómo es posible que luego de un incendio u otro tipo de desastre natural aún nazcan flores y los animales empiecen a hacer vida en los territorios afectados, ahora sabes la respuesta.

En definitiva, la sucesión ecológica simboliza un proceso natural que afortunadamente sigue sucediendo en la actualidad y que, sin él, nuestros ecosistemas se verían perjudicados, sobre todo si tomamos en cuenta la enorme cantidad de problemas ambientales que se viven en nuestros días.

Como bien sabes, gran parte de la problemática ambiental mundial se debe a las acciones del hombre, por lo tanto, ayudar a la naturaleza durante sus procesos naturales es fundamental para poder continuar disfrutando de ambientes sanos.

Escribe un comentario

Guardar en Pinterest