Una de las principales ventajas de la contratación de una empresa de servicios energéticos (ESE) es la mitigación de estos riesgos, de este modo la ESE consigue asegurar los ahorros a obtener y puede asumir la responsabilidad del desarrollo de todas las tareas necesarias en el proceso.

Riesgos de un proyecto de eficiencia energética

Las principales causas por las que un proyecto energético puede no dar los resultados previstos y por tanto será necesaria una gestión del riesgo, son:

1. Estudios energéticos

En la etapa de realización de los estudios energéticos, se debe realizar una correcta conceptualización de la solución energética a implementar y también llevar a cabo  cálculos de ingeniería que nos permitan determinar ahorros energéticos e inversiones asociadas.

Una conceptualización errónea de la solución, como optar por una solución tecnológica que no tenga el encaje adecuado en la instalación, o incurrir en errores en los cálculos de ingeniería, puede provocar que el proyecto, una vez ejecutado y puesto en marcha, no alcance los ahorros energéticos calculados.

2. Selección y compra de equipos

En el mercado existen multitud de fabricantes que ofrecen en su catálogo productos que cubren determinadas necesidades tecnológicas de forma adecuada. La elección de un fabricante que ofrezca calidades y garantías en sus equipos es un factor básico para asegurar la vida útil del producto a lo largo del contrato de la ESE. También es necesario analizar la potencia óptima del equipo dentro de las diferentes gamas ofrecidas por el fabricante.

3. Instalación de equipos

La integración de los nuevos equipos en la instalación, debe realizarse conforme a las especificaciones del proyecto. Asegurar la correcta integración, requiere de una dirección de obra que controle todas las fases de la instalación.

Una instalación inadecuada puede provocar que el rendimiento de los equipos dentro del sistema descienda, de forma que no se generen los ahorros energéticos previstos en un primer momento. Esto afectaría también a la viabilidad económica del proyecto.

4. Operación y mantenimiento de equipos

Para que el sistema energético obtenga unos rendimientos adecuados es imprescindible realizar una correcta operación, modificando en función del régimen de uso de la instalación diversos parámetros de funcionamiento. Además, para garantizar que se mantiene el rendimiento de los equipos, hay que realizar tareas de mantenimiento preventivo de manera periódica por parte del personal técnico cualificado.

Una mala operación o una disminución en las frecuencias de mantenimiento provocarán que los equipos no alcancen el rendimiento previsto y que no se logren los ahorros energéticos necesarios para garantizar la viabilidad del proyecto.

La selección de una empresa de servicios energéticos que nos ofrezca la debida solvencia técnica y profesional, asegurará que el proyecto energético planteado ha sido convenientemente estudiado y, por tanto, alcanzará los ahorros garantizados.

Fuentes: TwenergyIDAE / Flickr

Author

Escribe un comentario