La gestión sobre la eficiencia energética sigue siendo una asignatura pendiente para muchas oficinas. En ocasiones, damos por hecho el consumo de energía en las instalaciones y no pensamos en los ahorros energéticos y económicos que supone mejorar su gestión.

Guía de buenas prácticas energéticas en oficinas

Objetivo de la eficiencia energética en la oficina

Todas las oficinas son muy distintas entre sí. Cada una cuenta con diferente superficie, horas de trabajo, climatología o características constructivas. Sin embargo, existen una serie de usos energéticos comunes:

  • La climatización
  • La iluminación
  • Los equipos ofimáticos

Gracias a una buena gestión energética, podemos reducir el consumo energético de estos usos, lo que, además, se traduce en un ahorro económico. Para lograrlo, primero debemos realizar un análisis energético de las instalaciones y, después, planificar y llevar a cabo una serie de medidas o buenas prácticas para conseguir el ahorro energético.

Guía de buenas prácticas energéticas en oficinas

Buenas prácticas de eficiencia energética

De la gran variedad de buenas prácticas que podemos implementar, destacamos las siguientes atendiendo a los principales usos y consumos de energía:

Sustitución de luminarias por LED

Sustituir las luminarias actuales por otras más eficientes es la medida más eficaz para reducir el consumo en iluminación. De entre todas, sin duda, la tecnología LED es la mejor opción debido a su alta eficiencia y su elevada duración.

Instalación de detectores de presencia

Otra medida para reducir el consumo de iluminación es instalar detectores de presencia en zonas de poco uso, como aseos o pasillos. Así, conseguiremos que la iluminación se apague cuando no sea necesaria.

Gestión de la climatización

Para mejorar este uso, podemos sustituir los termostatos individuales por otros no manipulables, lo que permite el control centralizado de los equipos de climatización.

Además, es importante adecuar los equipos de climatización a la demanda de nuestra oficina, es decir, variar sus horas de funcionamiento a lo largo del tiempo según nuestras necesidades.

Guía de buenas prácticas energéticas en oficinas

Eliminación del consumo en stand-by

El consumo en stand-by es aquel que tienen ciertos equipos cuando están apagados. Esto supone un gasto innecesario y para corregirlo tenemos varias opciones como, por ejemplo, las regletas anti stand-by o los sobre-enchufes inteligentes.

Mejora de la envolvente

La envolvente evita la salida y entrada de calor y frío en nuestra oficina. Mejorar su eficiencia energética es una de las medidas más caras, pero pueden suponer grandes ahorros energéticos si su estado inicial es deficiente. Las opciones van desde mejorar el aislamiento general hasta instalar burletes en ventanas y puertas.

Guía de buenas prácticas energéticas en oficinas

Con esta guía, podrás conocer con más detalle las principales medidas de ahorro energético en edificios de oficinas mediante ejemplos reales de aplicación.

Escribe un comentario