La tecnología Redox de Vanadio es un sistema de almacenamiento de energía que utiliza baterías de flujo con iones de Vanadio, en diferentes estados de oxidación, que ha estado más de 25 años en investigación en universidades de todo el mundo. La introducción del Vanadio en las baterías de flujo supuso, en su momento, una mejora que permitió eliminar el problema de la reducción del rendimiento debido a la contaminación de los electrolitos en el correspondiente flujo entre las celdas.

Recientemente, la tecnología HydraRedox, supone una mejora de la tecnología Redox de Vanadio convencional en la que está basada, incrementando significativamente su eficiencia, flexibilidad, fiabilidad y vida de almacenaje.

Ventajas de la tecnología HydraRedox en comparación con la tecnología Redox de Vanadio

  • Tiene una eficiencia global del 80%-85%.
  • Su densidad de corriente es más alta con una menor cantidad de Vanadio por kWh almacenado.
  • Presenta una autodescarga despreciable, por lo que permite un arranque instantáneo (en 340 microsegundos), incluso desde situación de reposo.
  • Trabaja en condiciones normales de presión y temperatura, lo que garantiza un funcionamiento seguro.
  • Permite controlar fácilmente los parámetros de funcionamiento de cada celda y el estado de carga del electrolito – posibilidad de cambiar una celda sin necesidad de para la instalación
  • Es fácilmente escalable y modulable para un amplio rango de aplicaciones.
  • Su vida útil se sitúa en torno a los 30 años de operación ininterrumpida.

Aplicaciones de la tecnología HydraRedox

El uso de esta tecnología para el almacenamiento de energía empieza a despertar cada vez más interés, para aplicaciones como la mejora de la calidad de suministro, integración de las energías renovables discontinuas así como para cubrir demandas de electricidad locales a la vez que permite gestionar los picos de demanda de los sistemas conectados a la red . Existe un gran potencial en los sectores de las energías renovables, en la generación y distribución de la electricidad, y entre los sectores de las telecomunicaciones, ferroviario, agrícola, sanitario e industrial.

A día de hoy, existen en España distintas instalaciones o proyectos de almacenamiento en desarrollo con esta tecnología. Uno de ellos en una empresa de producción del sector químico en la localidad oscense de Sabiñánigo. Adicionalmente, existen otros dos proyectos en fase de desarrollo aplicados a un edificio sostenible y a un sistema de riego.

¿Será la tecnología HydraRedox la tecnología que revolucionará el sector del almacenamiento de energía en los próximos años?

Fuentes: Elaboración propia/ KERN S&D/ HydraRedox

Escribe un comentario