Se trata de una iniciativa enmarcada dentro del Programa Marco para la Competitividad y la Innovación (2007-2013) de la Comisión Europea, dotada con un presupuesto de 25.000 euros para desarrollar programas colectivos público-privados que lleven a mecanismos de eficiencia energética. En el punto de mira, sectores como el textil, agroalimentario, metalúrgico y de la construcción. De hecho, si desarrollas tu activad en alguno de estos sectores, puedes participar en una macro encuesta europea, realizada de manera paralela en Francia, Alemania, Grecia, Portugal, Bulgaria y España, para poder hacer una radiografía lo más precisa posible de la situación.

Aragón no es una excepción. En Canarias, por ejemplo, se estima que las pymes podrían reducir su consumo energético en casi un 30%, lo que son buenas noticias considerando que, desde 2008, las empresas hacen frente a un recibo de la luz un 50% más caro. De implementar las medidas pertinentes se podrían ahorrar hasta 120 millones de euros en la factura energética.

Al otro extremo del país, en Galicia, el Instituto Enerxético de Galicia (Inega) apuesta por la eficiencia energética en el sector ganadero con la publicación de un estudio en el que asegura que las explotaciones de vacuno de leche pueden ahorrar hasta un 35% de energía y un 50% en sus facturas de consumo eléctrico. Si ponemos cifras reales a los porcentajes, encontramos que el consumo energético medio por ganadería es de 150.000 kilowatios por hora al año, lo que supone un coste de 11.500 euros; si se aplican las medidas de ajuste, el ahorro anual puede ser de 6.300 euros.

Paralelamente, Murcia ya trabaja intensamente en la elaboración de una guía de eficiencia energética para las “Smart City” o ciudades inteligentes, manejando para ello un presupuesto de 12.000 euros. La iniciativa está abierta a la participación empresarial a través de www.energiamurcia.es y servirá de manual de buenas prácticas. Algo muy parecido, por otro lado, a lo que pretende Barcelona: la eficiencia energética como elemento a exportar. Ese es el objetivo de la Asociación Barcelona Global dentro de su paquete de acciones para llevar la “marca Barcelona” al exterior. En un plano más local, el ayuntamiento madrileño de Fuenlabrada ha comenzado un estudio piloto con 40 empresas para mejorar su competitividad a través de la eficiencia energética, con vistas a ampliarlo a un número mayor.

Y es que cuando se trata del medio ambiente en el contexto de la pyme, compartir experiencias para no reinventar continuamente la rueda puede ser la clave para implantar estos planes de eficiencia en un sector siempre falto de recursos en comparación con la gran empresa.

Fuentes: Twenergy / Europa Press / aragonporlatecnologiasostenible.org / El día / El Economista / El Faro de Vigo / El Periódico / Ser Madrid Sur / Flickr

Escribe un comentario