Una de las grandes ventajas de este dispositivo es su consumo: es mucho más ecológico que cualquier otro aparato de aire acondicionado. Su diseño moderno lo hace perfecto para colocarlo en cualquier rincón de casa. Además, su funcionamiento es de lo más sencillo. La vasija está fabricada de terracota, un material poroso que deja escapar la humedad poco a poco. La evaporación gradual provoca un enfriamiento del agua que queda en el interior.

El principio físico de Cold Pot es el mismo que el de un botijo de arcilla que mantiene el agua fresca en verano. El invento añade un ventilador en su interior protegido por un tubo de aluminio, el cual entra en contacto con el agua y se encarga de hacer circular el aire frío impulsándolo por una abertura superior para enfriar el aire.

Con todo, el dispositivo de Thibault Faverie no parece convencer a todo el mundo. Algunas de las críticas aseguran que, a pesar de generar una leve disminución en la temperatura, también carga el ambiente de humedad, lo que contribuye a aumentar la sensación térmica. A la espera de que Cold Pot salga al mercado, la mejor forma de averiguar su efectividad es probándolo.

Fuentes: Thibault-faverie.com | designboom.com | treehugger.com

Author

Escribe un comentario