Instalar burletes en ventanas y puertas

La manera más sencilla para mejorar el aislamiento en nuestra casa es instalar burletes. Los burletes son tiras de materiales flexibles como goma, silicona o espuma, que se colocan en las hojas de las ventanas o puertas para cerrar herméticamente nuestra vivienda.

Gracias a la instalación de este producto, se produce un aislamiento térmico que impide la transferencia de calor desde el interior hacia la calle en invierno y de la calle al interior en verano. Esto provoca una reducción del consumo energético al evitar las pérdidas, es decir, se aprovecha mejor la energía.

Temperatura del hogar

En cuanto a la temperatura es muy importante que utilicemos termostatos programables para regular la temperatura de la calefacción. Dependiendo de la climatología de la zona y del mes del año, habrá que mantener una temperatura no superior a 21 ºC, en los meses de invierno, y de unos 26 ºC en los meses más calurosos.

Además, es aconsejable reducir el nivel de calefacción por la noche y en aquellas habitaciones que no se necesite el mismo grado de temperatura. Al hacer esto, podemos ahorrar en nuestro consumo energético y reducir los gastos económicos asociados.

Iluminación

En esta época del año, la iluminación de nuestra vivienda empieza a estar más tiempo encendida debido a que las horas de sol cada vez son menores. En este caso, debemos apagar las luces cuando no las utilicemos o poner lámparas de menor potencia para crear un ambiente cálido a la vez que iluminamos una estancia.

Reducir el consumo de agua

Con la llegada del otoño, el agua caliente empieza a utilizarse en mayor cantidad, lo que puede suponer un aumento de la factura. En este sentido existen diferentes opciones para ahorrar agua.

La instalación de perlizadores en grifos y reductores volumétricos en duchas es la mejor forma de reducir la factura del agua ya que estos dispositivos reducen el caudal del agua sin que lo notemos durante el uso.

Además, es conveniente utilizar los programas “eco” o más eficientes de nuestros electrodomésticos. Por ejemplo, usar la programación de menor tiempo en la lavadora o del lavavajillas puede suponernos un ahorro económico importante.

Mejorar el uso de nuestros electrodomésticos

Al hilo de esta última idea, es importante usar de manera eficiente nuestros electrodomésticos. A continuación, se enumeran algunas ideas o trucos para no desperdiciar energía al utilizarlos:

  • Mantener la temperatura del frigorífico entre 3 – 7 ºC y el congelador a – 18 ºC.
  • No poner la lavadora o el lavavajillas hasta que no estén al máximo de su capacidad.
  • Centrifugar la ropa para reducir la cantidad de agua antes de introducirla en la secadora.
  • Evitar abrir innecesariamente el horno o el frigorífico, puesto que se pierde la energía acumulada.

Este otoño, hacer de tu casa un lugar más eficiente energéticamente es muy sencillo con estas ideas. Con ellas, puedes reducir en el consumo de energía y agua a la vez que ahorras en las facturas de tu hogar.

¿Te animas a seguir las ideas propuestas?

 

Fuentes: Elaboración propia / IDAE  

Imagen: Adobe stock
 

 

Author

Escribe un comentario