El plan inicial tenía prevista una duración de seis semanas, pero fue tal la respuesta de las empresas y las familias del país que en sólo cuatro semanas se consiguió un ahorro de 553 gigavatios, un 5,76%. Además, casi 500 empresas reportadas por no cumplir con el ahorro energético han sido invitadas a sumarse a la campaña por el Gobierno, y se les ha informado de métodos para hacer un uso eficiente y racional de energía.

¿Qué medidas se proponían a los hogares y podemos seguir aplicando?

El programa Apagar Paga se basaba en una serie de sencillas prácticas cuyo hábito, una vez iniciado, es positivo que los colombianos conserven:

  • En las neveras, compruebe que los empaques permitan un cierre hermético
  • No la sobrecargue, esto dificulta el enfriamiento adecuado de los alimentos
  • Evite introducir alimentos calientes, esto aumenta el consumo
  • En los recintos con aire acondicionado, regule la temperatura a 22º y cierre puertas y ventanas
  • Mantenga apagado el aire acondicionado si no hay nadie en casa
  • Un ventilador en el techo, a baja velocidad, es suficiente para mantener el confort en una habitación
  • Limpie el ventilador. El polvo hace que el equipo trabaje y consuma más
  • No deje encendida la televisión innecesariamente
  • Planche primero la ropa que necesita menos calor y, a medida que la plancha se calienta, continúe con la que necesita más.
  • Sustituya lámparas incandescentes por las de bajo consumo, sobre todo las que     más tiempo permanecen encendidas
  • El diámetro de ollas y sartenes debe ser igual o superior al de las hornillas
  • Cocine manteniendo las tapas de las ollas puestas
  • Si cocina con el horno, evite abrir la puerta innecesariamente
  • Mantenga las hornillas limpias y bien instaladas
  • Si cocina con gas, la llama debe presentar un color azulado. Si se presenta amarillo es porque las hornillas no están bien reguladas

Fácil, ¿no? ¡Podemos seguir haciéndolo!

¿Cómo se llegó a esta situación?

La sombra de un racionamiento sobrevolaba Colombia, debido a la crítica situación de los embalses y a los daños en una de las unidades de Termoflores y de la hidroeléctrica de Guatapé, y a la coincidencia con el fenómeno de El Niño. De hecho los edificios públicos tuvieron obligación de apagar las luces a las seis de la tarde. Esta restricción también fue eliminada gracias al éxito de Apagar Paga.

En el logro del programa influyeron también la mayor generación de plantas térmicas y el aumento de los caudales, debido a las lluvias. Según detalló el Gobierno colombiano, del ahorro logrado, 271 giga vatios corresponden a hogares y empresas. 180 giga vatios, a las termoeléctricas. Las lluvias consiguieron generar 10 giga vatios más y las plantas menores, otros 30 giga vatios. ¡Ahora lo importante es preservar las buenas costumbres de ahorro enérgetico!

Author

Escribe un comentario