Tipos y funcionamiento de los equipos de aire portátiles

Principalmente existen dos tipos diferentes de equipos portátiles: los de conducto único y los de doble conducto.

Los equipos de conducto único absorben el aire caliente de nuestra estancia a través de una rejilla, ubicada habitualmente en la parte trasera del equipo. Una vez absorbido, el aire pasa a través del un compresor que lo enfría y se expulsa de vuelta a la habitación. Por su parte, el aire caliente generado por el compresor es expulsado hacia el exterior de la vivienda mediante un tubo destinado para ello.

Al funcionar de manera continua, el equipo vuelve a absorber parte del aire de la habitación que ya había sido enfriado. Por tanto, este tipo de equipos presenta una eficiencia menor que otro tipo de equipos de aire acondicionado.

Los equipos de doble conducto presentan una eficiencia mayor que los anteriores. Este tipo de equipos tienen dos tubos diferentes: uno absorbe el aire de la calle para luego enfriarlo y dirigirlo a nuestra estancia mientras el otro expulsa el aire caliente generado durante la refrigeración.

Ventajas y desventajas de los equipos de aire acondicionado portátiles

Los equipos de aire acondicionado portátiles presentan una serie de ventajas respecto a los equipos de pared:

  • Su traslado a otras estancias es sencillo, así como su instalación, por lo que el equipo puede ser instalado allá donde se requiere en cada momento. Además, al tratarse de equipos compactos, no requieren mucho espacio
  • Son más baratos que otros tipos de equipos de aire acondicionado como los equipos fijos
  • Presentan un mantenimiento muy sencillo. Tan solo se debe tener cuidado con realizar la limpieza de los filtros y evitar, en la medida de lo posible, la condensación

Sin embargo, también presentan una serie de desventajas:

  • Como se ha mencionado, el sistema es menos eficiente que los sistemas tradicionales, por lo que para un mismo número de horas de uso conllevan un consumo bastante más elevado
  • La ubicación de estos equipos está limitada a la existencia de una ventana en la estancia, debido a su necesidad de disponer de una salida para el aire caliente generado
  • Al disponer de un compresor dentro de la estancia, son equipos bastante ruidosos

Recomendaciones para un uso más eficiente del equipo

Para evitar en la medida de lo posible el derroche energético y, por tanto, el aumento de la factura de electricidad, es importante hacer un uso adecuado del equipo, limitando la temperatura de la estancia a los 26ºC.

Además, la habitación en la que instales la unidad portátil debe estar debidamente aislada, con el fin de evitar que el aire frío generado se mezcle y se disipe a lo largo de toda la vivienda.

Por último, es recomendable que un técnico especializado realice un chequeo periódico al comienzo de cada verano. Un buen mantenimiento puede ahorrar muchos problemas y averías.

Fuentes: Elaboración propia/ Flickr

Escribe un comentario