Hoy, prácticamente, todos los sistemas de este tipo tienen uno, algunos más sofisticados incluso tienen uno en cada zona, aunque quedan todavía algunos que no tienen ninguno.

El termostato debe estar situado de forma que su medida no sea falseada, alejado de fuentes de frío o calor y con ventilación suficiente.

  • Si el termostato está encima de una fuente caliente como un radiador, sobre la televisión, cerca de la parte trasera de la nevera o le da el sol, tomará una temperatura falseada, pensando que la temperatura es mayor que la que realmente hay.
  • Por otro lado, si está tapado y no corre libremente el aire por él, no tomará una temperatura real de la sala hasta pasado mucho tiempo, lo que supondrá un consumo mayor de energía.
  • El aire se estratifica de forma natural, acumulándose el más caliente arriba y el más frío abajo. Así, la altura tampoco es trivial ya que, si se coloca muy arriba o muy abajo, tomará temperaturas distintas. 1,5m suele ser la altura habitual.

El termostato, normalmente, sólo controla si se ha llegado a la temperatura deseada o no, de modo que no hace que el sistema caliente o enfríe más rápido.

Muchas veces el usuario, cuando entra a una sala que está muy fría en invierno, pone el termostato al máximo (por ejemplo 30ºC) esperando calentarla rápidamente, pero eso es un error ya que lo único que conseguirá es que, una vez se llegue a la temperatura deseada, el sistema no se pare y siga calentando. Esto supone un derroche de energía importante. Debemos seleccionar la temperatura deseada, independientemente de si hace mucho frío o calor y esperar a que el sistema la alcance. Se tardará el mismo tiempo, con mayor confort y ahorro de energía.

¿Qué es un control de termostato?

Gracias a este tipo de termostatos puedes gestionar aproximadamente el 50% de la energía que consumes, mejorando el comfort y el ahorro energético. Las versiones más actuales de estos dispositivos suelen contener:

  • Un termostato inalámbrico, que controla la calefacción de cualquier estancia de tu hogar de manera independiente, en el momento y en el lugar que tú decidas.
  •  Una app, que permite que tu termostato se conecte a internet.

¿Cómo se instala?

Estos termostatos suelen ser de fácil instalación, sin la necesidad de utilizar herramientas y cables. Puedes instalarlo tú mismo sin necesidad de tener muchos conocimientos.

¿Qué ventajas tiene?

  • Control remoto: Gracias a las app, puedes configurar tus preferencias de temperatura en cualquier lugar. Sólo necesitas tener acceso a internet y un smartphone, tablet u ordenador.
  • Comunicación inalámbrica: Existen versiones inalámbricas que puedes llevar contigo a la habitación que desees. Puedes moverlo tantas veces como quieras, debido a que el control remoto funciona en cualquier momento y lugar.
  • Independencia: Con la nueva tecnología inalámbrica podrás comprarte tantos termostatos como necesites en tu hogar. Esto te permite tener un control independiente de la temperatura en todas las habitaciones en la que lo instales.
  • Geolocalización: ¿Alguna vez has olvidado apagar la calefacción antes de salir de casa? No te preocupes, según tu ubicación el termostato lo hará por ti. A través de su sistema de geolocalización, sabrá cuando te estás alejando de casa y apagará la calefacción automáticamente, evitando consumos innecesarios.
  • Ahorro: Algunos cuentan con funcionalidades que permiten establecer tu propio presupuesto y tope de gasto en tu factura. Con esta función consigues importantes ahorros económicos y tienes tus gastos controlados en todo momento. Además de establecer un presupuesto mensual, conocer tu consumo diario y programar la temperatura de una estancia según tus hábitos diarios de consumo.
  • Tecnología inteligente: Los termostatos inteligentes son capaces de aprender de tus horarios y hábitos de consumo y, así, programar la temperatura de tu hogar en base a tu comodidad y necesidades de manera automática.
  • Detector de presencia: Cuentan con un sensor de presencia. Gracias a esta función, detecta cuando no hay nadie en casa y apaga automáticamente la calefacción, tras un periodo determinado.
  • Compatible con los sistemas de calefacción: Son compatibles con el 95% de los sistemas de calefacción.

Escribe un comentario

Guardar en Pinterest