Diferentes orientaciones de negocio por parte de  distribuidores, importadores y empresas de todo tipo se han sumado al desarrollo, venta o distribución de esta tecnología, ya que todo indica que será la fuente de iluminación de la próxima era.  Las fuentes de energía longlife  tienen mucho futuro por delante y lo que es más importante, existe un mercado enorme si tenemos en cuenta la posible sustitución de las actuales fuentes de luz por esta tecnología.

Ahora bien, lo primero que debemos preguntarnos es, ¿son todos los aparatos de tecnología LED iguales? La respuesta es sencilla, absolutamente no. Pongamos un ejemplo, hay más de 20 fabricantes de coches en el mundo y todos ellos utilizan el motor de explosión, pero ¿acaso son todos los motores de explosión iguales?. Debemos tener en cuenta que una nueva tecnología atrae a numerosos actores, sobre todo cuando ello representa una clara oportunidad de negocio.

Dentro de la industria del LED están apareciendo dos grandes líneas de negocio o modelos a seguir, por un lado el relamping o simple sustitución de la lámpara estándar por LED ( esta vía no es recomendable en ámbitos profesionales al no ser los datos muy exactos en los cálculos de ahorro), luminarias completa (desarrollo absolutamente nuevo que comprende la fuente de luz) y la luminaria acabada (esta vía es la más adecuada para proyectos de cierta envergadura y siempre se recomienda que se haga un proyecto de eficiencia  hecho por un  profesional , con ahorros , retornos, cálculos lumínicos y garantías.).

 Estamos leyendo como desde las instituciones más elevadas de nuestra administración (Ministerios, Ayuntamientos, IDAE, etc) se habla, recomienda y sugiere la adopción de este tipo de tecnología. Sin embargo, hay que tener muy claro que la tecnología LED se puede presentar en formas muy diversas y, lo que es más importante, en calidades de todos los tipos.

Fuentes: imágenes aportadas por el colaborador Javier López.

Escribe un comentario