Sin las válvulas termostáticas no podríamos determinar la temperatura a la que deseamos que nuestro radiador caliente una habitación. Sin embargo, ¿cómo funciona realmente una válvula termostática y cuáles son sus tipos? ¡Aquí lo explicamos!

Válvula de radiador

Significado de la válvula termostática

Tal como mencionamos anteriormente, este dispositivo sirve para controlar la temperatura a la que un radiador se encargará de calentar una habitación. Su funcionamiento sucede a través de un eje de apertura, el cual controla su potencia.

Partes de la válvula

Partes de la válvula termostática

Las válvulas termostáticas tienen varias partes que permiten su funcionamiento. Entre ellas destacamos:

  • El cabezal, mejor conocido como válvula con cabezal termostático.
  • Un dispositivo que permite seleccionar la temperatura que se desea en la habitación.
  • El sensor de temperatura, capaz de enviar una señal eléctrica al cabezal y definir la temperatura a la que calentará la habitación en la que se encuentre el radiador.
  • Una conexión mecánica entre el cabezal y la apertura de la válvula.

Tipos

No todas las válvulas termostáticas son iguales. Existen 3 tipos según su funcionamiento:

  • Con cabezal mecánico, mediante mando giratorio con escala regulatoria.
  • Con cabezal electrónico, la cual dispone de un panel de control a través del cual podemos ajustar la temperatura.
  • Con cabezal electrónico a distancia, igual al anterior, pero pudiendo realizar las funciones de control y programación en remoto.

¿Cómo funciona una válvula termostática?

Funcionamiento de la válvula termostática

El objetivo de estas válvulas es poder controlar la temperatura a la que el emisor o radiador va a calentar una estancia. Por tanto, su funcionamiento se da de la siguiente manera:

  1. Si la temperatura seleccionada es mayor a la de la estancia, el mecanismo abrirá el paso del agua al radiador para aumentar el aporte térmico.
  1. Si la temperatura seleccionada para la habitación es menor que la real, el mecanismo cierra el paso del agua hacia el radiador y, así, consigue reducir el calor emitido por el mismo.
  2. Cuando la temperatura de la habitación es igual a la temperatura seleccionada, el mecanismo mantiene su posición.

¿La válvula termostática facilita el ahorro energético?

Bombilla

La respuesta a esta interrogante es sí. Además del control de la temperatura y el confort que brindan estos dispositivos, las válvulas termostáticas permiten generar ahorros energéticos de hasta 25% del gasto en calefacción. Por lo tanto, su correcto uso le generará beneficios a tu bolsillo.

¿Sabías todo esto acerca de la válvula termostática? En invierno el radiador es uno de los equipos que más utilizamos en casa, motivo por el que resulta indispensable saber su funcionamiento.

Escribe un comentario