El objetivo de estas casas inteligentes es que las instalaciones eléctricas, de gas o de agua estén monitorizadas y controladas a distancia desde un dispositivo electrónico, normalmente el móvil o un ordenador. La automatización de los hogares, gracias a la telemedida y la domótica, está sirviendo para disponer de casas a medida, ajustadas a las necesidades particulares de cada individuo. Las interacciones que se pueden llevar a cabo pueden ser diseñadas para garantizar la seguridad, la comodidad e incluso el ahorro de energía.

Seguridad

Una casa inteligente te puede avisar en el momento en el que exista una fuga de agua antes de que aparezca la gotera, del mismo modo que puede detectar incendios antes de ver el fuego. El sistema no solo es capaz de detectarlo y mandar el aviso, sino que también puede actuar en consecuencia hasta la llegada del especialista.

Con las casas inteligentes, además, serás capaz de controlar las cámaras en tiempo real desde tu móvil, estés donde estés.

Comodidad

Las casas inteligentes aumentan el confort del usuario. Gracias a la domótica podrás seleccionar antes de llegar a casa, desde la temperatura del salón, hasta la iluminación de toda la casa.

Las capacidades de las casas inteligentes son muy amplias. Todo lo que tenga que ver con el encendido y apagado de los equipos e instalaciones de iluminación y climatización, combinado con la incorporación de sensores de presencia, de temperatura o de cualquier otro tipo, hacen que las posibilidades de personalización de las casas inteligentes sean casi infinitas.

Ahorro energético

Además de la seguridad y el confort que aportan las casas inteligentes, es muy importante la capacidad que tienen estos sistemas para el ahorro y la eficiencia energética.

El diseño de las instalaciones de las casas inteligentes incluye equipos eficientes que, mediante su gestión integrada, consigue generar ahorros de agua, electricidad y combustible.

Algunos ejemplos de funcionalidades que la domótica permite para conseguir ahorros son:

  • La programación del uso de los electrodomésticos en horas de menor demanda eléctrica, cuando la electricidad es más barata.
  • La integración de la iluminación con sensores de presencia en pasillos, de modo que solo se conecte la iluminación cuando sea necesario.
  • El control de la apertura de toldos y persianas utilizando sensores de luz natural, para el máximo aprovechamiento de la luz solar.
  • La regulación de la temperatura del interior de la vivienda para reducir el uso de la climatización al mínimo indispensable, teniendo en cuenta la meteorología del exterior, la hora del día y la presencia de personas.
  • El control inteligente del riego a través de un sensor que detecte la humedad del suelo, y riegue solo cuando sea necesario.

Todas las funcionalidades de las casas inteligentes harán nuestra vida más cómoda. ¿Serán todas las casas en el futuro inteligentes?

Author

Escribe un comentario