Los radiadores de calor azul presentan algunas características diferentes a las de los radiadores eléctricos tradicionales. Las principales diferencias radican en su composición con una estructura exterior de aluminio, en la instalación de una pantalla azul digitalizada y en el uso de un fluido interno que transmite calor como es el aceite.

El funcionamiento de un radiador de calor azul es parecido al de un secador o al de una estufa eléctrica, basado en el efecto Joule. Existe una resistencia que calienta un fluido presente en su interior, en este caso el aceite, y que a su vez se encarga de calentar la carcasa exterior proporcionando calor a las estancias donde se ubica el radiador azul.

Ventajas

Las ventajas que presentan los radiadores de calor azul con respecto a los radiadores eléctricos tradicionales son las siguientes:

–        Por la manera en la que están construidos generan una temperatura homogénea, emitiendo calor en todas las direcciones.

–        Disponen de un fluido en su interior de gran inercia térmica, por lo que requiere de menor energía para dar el mismo calor que los radiadores eléctricos tradicionales.

–        Cuentan con un sencillo sistema de fijación a la pared que facilita su instalación. Además, su diseño es innovador y proporciona una mayor vida útil al producto.

–        Se pueden programar individualmente con la temperatura que se desee y cuentan con sistemas de seguridad que, en caso de riesgo de incendio, limitan la emisión de calor hasta que la anomalía se elimine.

Desventajas

Las desventajas que tienen los radiadores de calor azul en comparación con otros sistemas son:

–        Su rendimiento, que es la relación existente entre la energía en forma de calor que aporta un radiador y la energía que consume un aparato, es del 100%, mientras que el de las bombas de calor es de un 360%.

–        La producción de calor a través de energía eléctrica es más costosa que otro tipo de instalaciones.

Si el sistema que se quiere utilizar es la producción de calor o frío a través de electricidad, ya sea porque no se quiera instalar butano o propano, porque una viviendo no dispone de toma de gas o porque no hay espacio para instalar un depósito de gasóleo o silo de pellets, se debe considerar la instalación de bomba de calor o los radiadores de calor azul.

En este caso la rentabilidad de una u otra alternativa radica en el grado de utilidad que se le proporciona al sistema elegido, ya que los radiadores de calor azul requieren de unos costes de instalación inferiores a los de las bombas de calor pero, en cambio, éstas proporcionan consumos energéticos menores derivados de su mayor rendimiento.

Por tanto, los radiadores de calor azul presentan una serie de particularidades, con unas ventajas y desventajas que requieren de un análisis previo para su instalación. ¿Crees que la utilización de radiadores de calor azul puede ser rentable?

Author

Escribe un comentario