Con el comienzo del nuevo año, son muchas las promesas que nos hacemos para cumplir este 2015. Entre ellas, os proponemos tres imprescindibles: ahorrar, convertir tu hogar en un lugar más sostenible y cuidar conscientemente el medio ambiente.

Las Navidades son una época de gasto incontrolado y despilfarro alimentario que pasa factura con la cuesta de enero. Ahora más que nunca, y con las rebajas de por medio, debemos promover un consumo responsable y evitar las compras compulsivas. Es fundamental no dejarse llevar por tentaciones consumistas y comprar tan sólo lo que necesitamos realmente. Hacerte un presupuesto previo y comparar precios puede ayudarte.

Otra buena forma de ahorrar en las facturas del hogar es revisando los gastos. Seguro que hay alguna cosa que puedas eliminar sin que por ello descienda tu calidad de vida, como por ejemplo, alguna tarjeta bancaria con gastos de mantenimiento que no utilices o una contratación canales de televisión que no disfrutas. Piénsalo bien y echa cuentas.

Economizar y utilizar racionalmente el agua, el gas y la electricidad en nuestro día a día también ayuda a evitar sustos en los recibos de final de mes. Para monitorizar y controlar el gasto es muy práctico, por ejemplo, adquirir un medidor de consumo eléctrico. Un dato que no debes olvidar cuando enciendas la calefacción: cada grado que aumentas la temperatura se consume entre un 5 y un 7% más de energía. Y si hablamos del consumo de agua, cierra bien los grifos, porque el goteo de un grifo mal cerrado puede suponer cerca de 90 litros de agua por semana.

Nuestra forma de vida influye directamente en el medio ambiente. Y por ello 2015 es un buen año para comenzar a vivir de forma sostenible. Reciclar, sustituir el coche por medios de transporte limpios como la bicicleta o el transporte público; ducharse en lugar de bañarse o cambiar las bombillas incandescentes de casa por Leds, son sólo algunos de los pequeños gestos que ayudan a cuidar el planeta (y que también se notan en el bolsillo). Recuerda que el simple hecho de apagar el stand by de los aparatos electrónicos puede suponer el ahorro 0,466 kWh/año, evitando la emisión de 77,4 kgCO2 /año.

¿Has apuntado ya estos consejos a tu lista de retos para 2015?

Fuentes: Twenergy | Ecodes

Escribe un comentario