Conducción eficienteAcelerones y frenazos innecesarios, motores encendidos mientras el vehículo está parado, uso inadecuado de las marchas o el abuso del aire acondicionado son alguno de las conductas que desaconsejan los expertos en conducción. Si corregimos estos vicios al volante, llenar el depósito de combustible nos puede costar hasta 160 euros menos al año.

Para encender el motor, basta con girar la llave; pisar el acelerador «para calentar» no es necesario. De igual forma, el paso de primera a segunda debe ser rápido ya que una de las pautas que más combustible consume es no cambiar de marcha en el momento adecuado y provocar así un aumento de revoluciones que no beneficia ni al motor ni al bolsillo. En los vehículos de gasolina, estas revoluciones deben mantenerse entre 2.000 y 2.500. En los de diesel, entre 1.500 y 2.000. Si circulamos a 40 km/hora, podemos ir en cuarta. Alargar la tercera sólo sirve para que nos cueste un 10% más. Así, a partir de 50 km/hora, lo ideal es ir en quinta, con lo que el ahorro es ya del 20%.

Parece obvio, pero conducir con las ventanillas bajadas, poner el aire acondicionado al máximo o dejar la baca puesta aunque no transportemos nada en ella, sólo dispara el gasto. De igual forma, vigilar regularmente la limpieza de filtros, el nivel de líquidos y la presión de los neumáticos mejora la eficiencia del coche y nuestra seguridad a bordo.

Fuentes: Elaboración propia / consumer.es / cea-online.es / flickr.com

Author

Escribe un comentario