A pesar de las diferencias en superficie, horas de trabajo o climatología, los pequeños comercios presentan las mismas características en cuanto al consumo de energía. Todos ellos consumen en iluminación, equipos ofimáticos y, algunos de ellos, en climatización.

Debido a su pequeño tamaño, las posibilidades de implantar medidas de ahorro energético son más reducidas. Sin embargo, esto también supone un beneficio ya que con realizar pequeños ajustes podemos obtener grandes ahorros con una baja inversión.

A continuación, te proponemos una serie de buenas prácticas de fácil implantación que te permitirán observar resultados en poco tiempo:

Concienciación del personal

Concienciar a nuestros empleados es muy importante, puesto que es la mejor manera para evitar consumos innecesarios. Por ello, es muy importante definir, impulsar y difundir buenas prácticas energéticas mediante formación, charlas o carteles informativos.

 

 

Iluminación

Como mejor opción, te recomendamos sustituir las luminarias que tengas por otras más eficientes, como las de bajo consumo o las LED.

Por otro lado, te proponemos instalar detectores de presencia en aquellas estancias de poco uso, como los aseos. Así, conseguiremos que la iluminación se apague cuando no sea necesaria.

Equipos

Otro uso muy importante en un pequeño comercio es el uso de equipos. Entre ellos, existen algunos, como los equipos ofimáticos, que consumen en stand-by si no se apagan correctamente. La medida más eficaz es que instalemos regletas anti stand-by o sobre-enchufes inteligentes.

 

 

Climatización

Si tenemos climatización, lo mejor que podemos hacer es adecuar las horas de funcionamiento a nuestras necesidades. Además, de llevar la vestimenta apropiada y ajustar la temperatura a 21ºC en invierno y a 26ºC en verano.

¿Te animas a implantar alguna de estas medidas de ahorro energético?

Fuentes: Elaboración propia

Author

Escribe un comentario