Últimamente podemos fijarnos como al entrar en las grandes superficies comerciales o edificios de uso público, nos indican en varios puntos la temperatura y la humedad relativa del ambiente interior. Es un indicativo de la importancia que tienen las temperaturas de consigna establecidas para la climatización, de hecho, es un factor clave para la reducción del consumo en el sistema de climatización.

En el año 2008 se público dentro del Plan de Activación del Ahorro y la Eficiencia Energética 2008-2011 un conjunto de 32 medidas entre las que se encuentra la obligación de limitar las temperaturas a mantener en el interior de los establecimientos de edificios y locales climatizados con el objetivo de reducir su consumo de energía. 

Según las temperaturas establecidas en el Real Decreto 1826/2009, de 27 de noviembre, por el que se modifica el Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios, aprobado por Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio (temperatura del aire en los recintos calefactados no será superior a 21 ºC y temperatura del aire en los recintos refrigerados no será inferior a 26 ºC), se estima que la variación de un grado centígrado respecto a dicha consigna, puede producir el incremento del consumo del sistema de climatización en un 7%.

Pero, ¿a qué se debe este ahorro? ¿Afecta también a las viviendas con sistemas de climatización de menor potencia?

Esta regulación de temperaturas es recomendable para cualquier vivienda, pues por norma general, el sistema de control de encendidos y apagados somos nosotros mismos. Tendemos por lo general a encender la calefacción o la refrigeración y ponerla a la temperatura que consideramos necesaria para nuestro propio confort según nuestra sensibilidad y sin tener en cuenta el valor real de temperatura marcado en el sistema.

Si lo miramos desde el punto de vista técnico, en el caso de un sistema de refrigeración, cuanto más baja es la temperatura que consignamos, en un día caluroso, estamos forzando el sistema de compresión para lograr que el refrigerante del circuito de la unidad condensadora (exterior), una vez atemperado previamente con el aire ambiente exterior, alcance la temperatura adecuada para su paso a la unidad evaporadora (interior). Este elevado salto térmico es el que provoca un trabajo más intenso del sistema, y por lo tanto, un sobre-consumo innecesario en muchos casos.

Ahora en invierno con el sistema de calefacción activo según las temperaturas de consigna del Real Decreto 1826/2009, ¿puede darse el caso de que en una estancia se alcance la temperatura de confort y en otra la temperatura sea muy elevada? ¿Puedo regular la temperatura de esas estancias de manera independiente sin que la temperatura de consigna del sistema central se vea alterada? ¿Y si en mi casa quiero controlar esas temperaturas de confort de manera automática? 

Actualmente existen en el mercado dispositivos que, instalados en los radiadores de agua caliente, permiten regular de manera automática la temperatura de la estancia. Estos dispositivos se conocen como válvulas termostáticas. De esta manera, en la válvula se establece una temperatura de consigna, consiguiendo que en aquellas estancias que por cualquier motivo alcancen antes la temperatura objetivo, adecue el caudal de agua de entrada a cada radiador. Este hecho se da en viviendas que disponen de estancias con orientaciones diferentes. Las estancias orientadas al sur, debido a su mayor exposición a la radiación solar, siempre y cuando no tenga construcciones o vegetación que cree sombreamiento, recibirán un aporte extra de calor y por lo tanto, alcanzarán la temperatura objetivo con un menor aporte de calor de caldera.

Este hecho será muy importante en edificaciones con sistema de calefacción compartido, pues a partir del 1 de enero de 2017, la contabilidad individualizada de consumos será obligatoria para todas las instalaciones térmicas, es decir, en los edificios existentes se instalarán contadores de consumo individuales que midan los consumos de cada vivienda o usuario final.

Fuente de la imagen: Flickr

Author

Escribe un comentario