En un mundo que cada vez tiene más a la eficiencia energéticas son clave las Nuevas Tecnologías para el ahorro de energía. En este post te hablamos de cómo lo hacen y cuáles son sus principales aplicaciones en la vida diaria. ¡Continúa leyendo!

Sectores en los que incluyen las Nuevas Tecnologías para el ahorro de energía

Domótica

La domótica es un conjunto de tecnologías que se aplican para la automatización y control inteligente del hogar. Estas nuevas aplicaciones permiten una gestión eficiente del uso de la energía, aportan confort y seguridad, tanto dentro como fuera de la vivienda. Con la domótica lo que se intenta es llegar al mínimo consumo energético en el hogar posible sin renunciar al máximo confort.

Móvil para gestionar la casa

Principales aplicaciones:

  • Climatización.
  • Iluminación.
  • Confort.
  • Aparatos electrónicos.

Inmótica

La inmótica incorpora sistemas de gestión técnica automatizada de las instalaciones en los edificios de uso terciario o industrial (oficinas, colegios, edificios corporativos, hoteleros, empresariales y similares). El objetivo que se persigue es el de reducir el consumo de energía, aumentar el confort y la seguridad de los mismos.

Nuevas tecnologías para el ahorro energético en los edificios

Aplicaciones principales:

  • Gestión de iluminación.
  • Seguridad en los edificios.
  • Control de zonas verdes.
  • Regadíos.

Tecnologías para exteriores

Además de existir tecnologías de gestión eficiente del uso de la energía en el interior de las viviendas y edificios, existen tecnologías para reducir el consumo energético y prestar mayor confort a los usuarios fuera de las viviendas. Uno de los campos donde más se están utilizando los sistemas automáticos en el exterior, es en el campo del transporte. Algunos ejemplos son:

  • Sistemas de aparcamiento robotizado.
  • Autopistas inteligentes.
  • Sistemas de pago electrónico en carreteras.

Coche inteligente que aparca solo

Ciudades inteligentes

A un mayor nivel de alcance, se plantean las ciudades inteligentes, producto de la colaboración entre los ayuntamientos y las empresas tecnológicas. Se trata de un nuevo modelo de gestión energética en las ciudades basado en el desarrollo sostenible y la eficiencia gracias a las nuevas tecnologías y con la participación directa del ciudadano.

Un ejemplo de Smart City es Málaga. Se planea convertir en ciudad inteligente el municipio andaluz y potenciando las energías renovables para conseguir un ahorro de energía de hasta el 20% anual. La iniciativa, encabezada por Endesa y en la que participan 11 empresas, es uno de los seis proyectos más importantes de su estilo y ha recibido dos premios en el Congreso Smart Metering Europe 2011.

Málaga con nuevas tecnologias para el ahorro energético

La clave del proyecto Smart City que se lleva a cabo en Málaga es implicar a los usuarios finales en esta idea. Algunas de las iniciativas que se han puesto en marcha son el fomento del coche eléctrico -con la puesta en marcha de una pequeña flota de vehículos- y la instalación de paneles fotovoltaicos en edificios públicos.

Como veis existen numerosas y buenas aplicaciones con el uso de estas nuevas tecnologías que consiguen, no solo ahorros energéticos, sino además, ayudar al medio ambiente.

Escribe un comentario