La vida útil de los electrodomésticos es cada vez más corta, por eso si juntamos todos los que se estropean al cabo del año en las casas, te puedes imaginar que la cifra es importante.

Pues bien, ahora piensa en las toneladas de residuos que eso supone para el medio ambiente sin en vez de repararlos los tiramos. ¿Increíble verdad?

“Plan canje" de electrodomésticos para la eficiencia energética

¿Por qué reparar los pequeños electrodomésticos?

La respuesta fácil es que “no merece la pena”. Si hablamos en términos puramente económicos es cierto que si se rompe, por ejemplo, la tostadora, probablemente puedas comprarte una nueva por poco más de lo que te suponga repararla. Pero la pregunta que debes hacerte es: ¿merece la pena para el medio ambiente?

Para ti, la diferencia económica es muy pequeña pero, si todos reparamos los electrodomésticos antes de tirarlos, estaremos haciéndole un gran favor a nuestro planeta. Así que a partir de ahora a la “R” de Reciclar, Reutilizar y Reducir, tenemos que añadirle la de Reparar.

Ayudas en tu reparación

Para que reparar los pequeños electrodomésticos te resulte lo más económico posible, revisa la garantía de aquello que se te haya estropeado. Todos los productos deben tener por ley una garantía mínima de 2 años.

ticket de compra arrugado que sirve como factura de producto

El problema es que muchas veces no sabemos ni cuándo compramos eso que hoy se nos ha estropeado. Por eso te recomendamos que te habitúes a guardar siempre en el mismo sitio los papeles de la garantía de cada compra que hagas.

Si ya se te ha pasado la garantía del fabricante, siempre puedes buscar una tienda de reparaciones en tu barrio. Estaban desapareciendo, pero gracias a la crisis las pequeñas tiendas de reparaciones están volviendo a abrir en los barrios. Y generalmente tienen precios económicos. ¡Busca la más cercana!

Escribe un comentario