Grifo antidescuidosCon este tipo de dispositivos podemos ahorrar cerca de 5 litros por minuto en un grifo y hasta 8 litros por minuto en una ducha. Además estos equipos pueden incorporar un sistema que haga que el agua caliente salga premezclada de forma que no se deje correr agua hasta conseguir la temperatura deseada.

Existen diferentes tecnologías de este tipo siendo los más comunes, hasta el momento, los grifos con pulsador temporizador, que se cierran automáticamente después de un tiempo establecido que depende de las necesidades de los usuarios y que no tiene que exceder el tiempo de uso normal, para que no se esté desperdiciando agua. De esta forma se eliminan los consumos de agua asociados a situaciones en que el grifo permanece abierto sin ser empleado.

Resulta ser especialmente interesante instalar grifos de este tipo que tengan incorporados además perlizadores o aireadores que reduzcan la cantidad de agua que fluye por el grifo a través de la mezcla con aire. Los precios para este tipo de sistema varían entre los 30 y 50 euros. Si se quiere incorporar el premezclado los precios suben y se sitúan entre los 60 y los 250 euros dependiendo del fabricante.

Existe además un modelo mejorado de este tipo de grifos que permite un cierre voluntario con una segunda pulsación en caso de querer cortar el flujo antes de que esto ocurra de manera automática, ajustando aún más el consumo a las necesidades reales. En otros casos el pulsador se encuentra en el suelo, y el agua deja de fluir automáticamente al levantar el pie del pedal.

Más sofisticados son los grifos donde este dispositivo es electrónico. En ellos la apertura de agua se activa cuando unos sensores infrarrojos detectan la proximidad de las manos bajo el grifo, cortándose el flujo cuando se retiran. Éstos son mucho más eficaces en el ahorro de agua puesto que el grifo estará abierto el tiempo justo requerido por el usuario, aunque se necesita un suministro eléctrico o la incorporación de pilas que obligan a un mayor mantenimiento de las instalaciones. Además en este tipo de grifería los precios son también algo más elevados, rondando los 300 euros.

Con todas estas opciones, y otras muchas existentes, podremos usar el agua que realmente necesitamos y no desperdiciar ni una gota de este precioso liquido.

Fuentes: Elaboración propia / agua-dulce.org / flickr

Escribe un comentario