1. Las bicicletas eléctricas. Los vehículos de dos ruedas que incluyen un motor eléctrico son un buen ejemplo de cómo algo a los que a priori se relacionaba con el ocio y el deporte, se ha convertido en una alternativa real de transporte sostenible para muchas personas que se mueven por la ciudad. El motor eléctrico facilita el pedaleo y hace que circular en bici por las calles sea mucho más cómodo y sostenible.

2. Macetas inteligentes. Otro invento ecológico que recurre a la tecnología para satisfacerla experiencia del usuario son las macetas inteligentes. Un ejemplo es Parrot Pot, la cual integra sensores capaces de medir el nivel de fertilización, temperatura, luz y humedad. Su tecnología avisa de cuánta cantidad de agua necesita la planta en cada momento. Y lo mejor de todo, a través de un dispositivo electrónico —un móvil o una Tablet—, puedes regarla remotamente.

3. Casas ecológicas autosuficientes. Una casa sostenible y autosuficiente lleva implícito una serie de instalaciones tecnológicas que además de cubrir las comodidades del usuario, ayuda a vivir en armonía con el planeta. Paneles solares, sistemas de separación de residuos y reciclaje, calefactores inteligentes son sólo unos ejemplos de este tipo de tecnología.

4. Ordenadores sostenibles. Otros dispositivos electrónicos eficientes al servicio de la experiencia de usuario son los ordenadores ecofriendly. Los hay con placas solares, fabricados de bambú o productos biodegradables e incluso con cargadores eólicos.

5. La iluminación inteligente en casa. A través de sensores de movimiento, bombillas inteligentes, LED regulables con mando a distancia y domótica, es posible crear en casa diferentes ambientes de luz de forma eficiente, sin malgastar energía.

Fuentes: Elaboración propia 

Recomendación musical: Hello – Adele 

Escribe un comentario