La utilización del termostato permite un uso más eficiente de la climatización, porque solo se consume la energía realmente necesaria.

Termostato inalámbrico

El termostato inalámbrico permite controlar la temperatura de una estancia desde habitaciones distintas o, incluso, desde una ubicación remota.

Un termostato inalámbrico para calefacción requiere de un receptor en la caldera y un emisor en la estancia donde se desee controlar la temperatura, que normalmente debe estar a menos de 10 metros de distancia del receptor.

Una vez instalado, tiene un panel de control desde el cual se pueden seleccionar las preferencias y programar los horarios, en caso de que tenga la función de cronotermostato.

Con un termostato inalámbrico es posible ahorrar dinero y tiempo. Además, son eficientes, ecológicos y permiten ahorrar mucha energía.

Algunos funcionan por WiFi, lo que posibilita su funcionamiento con internet, convirtiéndolo en un termostato inteligente, pero no siempre es posible tener acceso a internet. Los termostatos inalámbricos por infrarrojos, como el que se vende en la tienda Twenergy, no requieren de conexión a internet ni de potentes baterías para su funcionamiento.

La adquisición de este tipo de elementos, que proporcionan eficiencia energética a los equipos del hogar, requiere una inversión que en un par de años se ha recuperado gracias a los ahorros que se pueden obtener, ya que por cada grado de temperatura ajustado permite ahorrar de un 6% al 9% los consumos energéticos en climatización. Haz tus cuentas… ¿has pensado en instalar uno?

Fuentes: Elaboración propia / Tienda Twenergy

Imagen: ©georgeion88/DollarPhotoClub

Escribe un comentario