¿Qué son y para qué se utilizan?

La biomasa es un recurso energético procedente de organismos vivos como son los árboles o las plantas de cultivo. Ésta puede tener un origen natural, utilizando materia prima de explotaciones forestales, o residual, generado en actividades agrícolas, ganaderas, podas o incluso en industrias alimentarias.

La biomasa tiene unas emisiones de dióxido de carbono que se consideran neutras, por compensarse los gases emitidos durante su combustión con las emisiones absorbidas durante la vida de la planta. Por ello, es una forma más de energía limpia y renovable.

Las briquetas son un tipo de biomasa sólida que se utiliza de la misma forma que se ha utilizado siempre la leña, en estufas, chimeneas y hornos. Su tamaño y forma las hace muy fáciles de transportar y almacenar.

Están compuestas por restos forestales compactados sin ningún tipo de aditivo en pequeños bloques, lo que hace que la energía que aportan sea más limpia y que su poder calorífico sea mayor que el de la leña tradicional.

Aplicaciones

Las briquetas de madera son utilizadas para calefacción, para cocinar en barbacoas o para su uso en hornos industriales. Las industrias que más cantidad de madera utilizan son la industria del ladrillo, el cemento, la metalurgia o los secaderos.

La madera de las briquetas de la Tienda Twenergy procede de planes de gestión forestal sostenible, seleccionada especialmente para su fabricación, siendo el 80% madera natural de pino y el 20% restante carbón natural.

Esta composición hace que las briquetas “Brifuego Plus” tengan un poder calorífico mayor (6.400 kcal/kg respecto al valor de 4.000-5.000 kcal/kg de las briquetas con un 100% de madera) y, por tanto, generen más calor y ardan mejor, que las briquetas normales.

Este invierno, no tienes excusa para seguir emitiendo gases a la atmósfera. Pásate a las briquetas de madera.

Fuente: Elaboración propia/ Tienda Twenergy

Imagen: ©Hayati Kayhan/DollarPhotoClub

Author

Escribe un comentario