Nos vemos en la necesidad de adoptar nuevos comportamientos, compromisos más firmes, adaptarnos a nuevas necesidades y hábitos de consumo en la sociedad actual. El Reto de la Energía es un desafío que Endesa lanzó recientemente a todos sus empleados para que aprendieran a ser más responsables y eficientes. Dado el éxito del programa y la acogida que tuvo con los empleados, llegando a récords de participación, ahora queremos compartirlo de forma abierta con todos.

¿En qué consiste el reto?

El Reto de la Energía es un curso dividido en cuatro bloques en los que hablaremos de las necesidades que nos afectan, de la situación energética actual y de los retos que debemos hacer frente. Además, es la mejor manera de estar al tanto de todas las novedades y tendencias energéticas del mundo.

Te proponemos que nos acompañes en un viaje interactivo por Endesa y que analicemos juntos, a través de simulaciones, explicaciones y acciones ficcionadas, el contexto energético global, nacional, social y personal que nos afecta a todos.

¿Dónde podemos verlo?

Si quieres tener más información sobre el Reto de la Energía, entra en el vídeo de este post. Además, podrás ver nuestro videoclip a partir del minuto 2:10.

Para seguir el curso, estate atento a la página de Twenergy, ya que se irán liberando distintas entregas a lo largo de estos días. Además, también podrás seguirnos desde el canal de YouTube de Twenergy.

¿Qué temas se tratan en el reto de la energía de Endesa?

El Reto de la Energía se divide en diferentes entregas y tiene el objetivo de ponerte al día en temáticas como energía, sostenibilidad, ahorro y eficiencia energética. Los bloques que se contemplan son los siguientes:

•    Bloque 1: Acceso a la energía y cambio climático.

•    Bloque 2: Retos energéticos en Europa y en España.

•    Bloque 3:  Nueva era y compromiso Endesa.

•    Bloque 4:  Retos energéticos para el ciudadano. Ámbito personal y laboral.

¿Cuál es el resultado?

Una vez finalizados los cuatro bloques, habrás acabado el curso. Ahora es el momento para poner en práctica todo lo aprendido, convirtiéndote en un referente para el resto de ciudadanos.

La actualidad nos exige que reaccionemos, que cambiemos, que nos adaptemos… Ya no podemos mirar para otro lado ¡Tú eres parte esencial de esta transformación!

¿Te apuntas al Reto de la Energía?

Bloque 1: Acceso a la energía y cambio climático.

El acceso universal a la energía

La población consume cada vez más energía. Desde el año 2000, el consumo energético mundial ha crecido en un 2,2% anualmente y se estima que la demanda de energía aumente en un 35% en 20 años. Además, está previsto que la población sume 2.000 millones de personas para el 2050. Con todos estos datos, es difícil pensar que el modelo energético actual esté preparado para satisfacer nuestras necesidades.

Este modelo no puede asegurar el acceso a la energía de manera global, lo que crea una mayor desigualdad entre países y un menor desarrollo, en especial, en aquellos países más pobres. Por ello, debemos garantizar el acceso a la energía de una manera segura, equilibrada y sostenible.

Actualmente, el uso de la energía es muy diferente al de nuestros antepasados. Ahora forma parte de prácticamente todos nuestros aspectos cotidianos como, por ejemplo, el transporte, el confort, la informática, la alimentación, etc.

El acceso a la energía está considerado como un servicio básico y esencial

Por lo tanto, la energía eléctrica es considerada como un servicio básico y esencial para las personas y debe garantizarse a cada una de ellas en todo momento. Además, este servicio es la base para obtener otros derechos básicos.

2 de cada 10 personas en el mundo no tienen acceso a electricidad

Sin embargo, el 20% de la población mundial no tiene acceso a la electricidad y países avanzados como España sufren lo que conocemos como pobreza energética. En nuestro país, muchas familias no pueden pagar la electricidad de sus hogares y esto es debido a la combinación de tres factores principales: la baja renta familiar, el precio de la energía y la escasa eficiencia energética de la vivienda. En este post se explica cómo es el acceso a la energía en países emergentes.

Gobiernos de todo el mundo, conscientes de la situación energética actual, han emprendido acuerdos internacionales con el fin de adoptar medidas conjuntas que ayuden a corregir esta tendencia. Destaca la iniciativa “Energía sostenible para todos” y los objetivos y metas de las Naciones Unidas para el año 2030.

Los Efectos del cambio climático

El planeta lleva años quejándose, el cambio climático es una realidad. Sequías, subida del nivel del mar, deshielo, lluvia ácida, desaparición de vegetación y fauna, enfermedades o fenómenos meteorológicos extremos son solo algunas de las consecuencias de este problema global.

La temperatura del planeta ha aumentado en los últimos años y esto es debido principalmente a la industrialización de la sociedad moderna, que utiliza gran cantidad de combustibles fósiles que emiten emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Cabe destacar, que solo China, Estados Unidos e India suponen aproximadamente el 50% de las emisiones de CO2 a nivel mundial.

El límite del aumento de la temperatura establecido por el IPCC es de +2ºC

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha establecido +2ºC de temperatura global límite para la supervivencia de la humanidad y de los ecosistemas tal y como los conocemos. Los gobiernos de todo el mundo también llevan años uniéndose para solucionar este problema.

Por ejemplo, desde 1995 en Berlín, se lleva celebrando la Conferencia de las Partes (COP) por los estados miembros de las Naciones Unidas. En 2015, se realizó la COP21 en París, donde se llegó a una serie de acuerdos históricos, como la adhesión de China y Estados Unidos para reducir las emisiones de GEI a la atmósfera. El objetivo principal: bajar en 2ºC la temperatura mundial para finales de siglo. ¡Un reto común para todos!

Retos energéticos y situación actual en la UE y en España

Europa se enfrenta a dos grandes retos: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y disminuir su dependencia energética. Desde la firma del Protocolo de Kioto, se han ido cumpliendo los compromisos de tipo medioambiental, energético y de desarrollo sostenible adquiridos por la Unión Europea, pero esto no es suficiente.

La interdependencia y la colaboración económica entre los estados miembros son las bases de la Unión Europea. Sin embargo, en materia energética, el 53,4% del abastecimiento de Europa proviene del exterior, restando competitividad y debilitando la balanza comercial.

España tiene una elevada dependencia energética

En el caso de España, el problema es aún más grave. Nuestra dependencia energética alcanza el 73%, si bien es cierto que este porcentaje se está reduciendo gracias a las energías renovables y a la bajada de la demanda energética, motivada en parte por la crisis económica. Además, aunque la producción de combustibles fósiles en España es baja, nuestro consumo de estas fuentes de energía de origen contaminante es de hasta un 72,2%.

Política energética europea

La política energética europea busca, entre sus objetivos, recuperar la competitividad con respecto al resto del mundo, mejorar la seguridad del suministro energético y conseguir la sostenibilidad ambiental. Para ello, se han llevado a cabo diversas acciones.

Objetivos en materia energética para el año 2020

En el Consejo Europeo de marzo de 2007 se definieron algunas de las estrategias energéticas de la Unión Europea, que establecían, entre otras metas, los Objetivos 20/20/20 para el año 2020:

·         Reducir en un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) respecto al año 1990.

·         Conseguir que el 20% del consumo energético de la UE proceda de energías renovables.

·         Aumentar en un 20% la eficiencia energética para ahorrar un 20% en el consumo de la UE.

Para dar cumplimiento a estos objetivos se han adoptado varios paquetes de normativas como el “Paquete de la energía y clima de diciembre de 2008” y la Directiva 2012/27/UE, relativa a la eficiencia energética. En esta directiva se establecen una serie de medidas y objetivos sectoriales obligatorios. Algunos de ellos son supervisados y seguidos por la Comisión Europea, con sanciones en caso de no cumplimiento. Es, por ejemplo, el caso de las auditorías energéticas, que deben realizarse cada cuatro años en determinadas empresas.

La nueva normativa energética

Así mismo, existe otra normativa que establece un sistema de certificación energética de edificios, cuyo objetivo es llegar a conseguir edificios de consumo casi nulo, y establecer un sistema de etiquetado de eficiencia energética de bombillas, electrodomésticos y otros productos.

Para cumplir todas estas metas, la Unión Europea realiza un reparto presupuestario hasta el año 2020. En España la asignación asciende a 36.130 millones de euros: más de 3.000 M€ para economía baja en carbono y más de 1.700 M€ para medio ambiente y eficiencia.

Una vez pasado este primer horizonte, se establecen objetivos más severos y en mayor número para los años 2030 y 2050. Como referencia existe una hoja de ruta que abarca compromisos en cuanto a energías renovables, ahorro y eficiencia energética y reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Estos son algunos de los compromisos actuales para conseguir un modelo energético más sostenible y más independiente. Aún queda mucho por hacer, así que países miembros y ciudadanos debemos seguir trabajado. Y tú, ¿eres espectador, o prefieres ser protagonista?

La sostenibilidad del planeta está en nuestras manos

Empresas y trabajadores tenemos un papel fundamental en el cambio hacia un modelo de uso y producción energética de futuro y sostenible. Este vídeo nos explica qué podemos hacer para liderar el cambio que el planeta necesita y adoptar un compromiso real como empresa, como trabajador, como ciudadano, como individuo…

Cambio del modelo de uso y producción energética

Como sociedad nos enfrentamos a la necesidad de buscar una forma de desarrollo constructiva y responsable con el medio ambiente. Ya existen los medios tecnológicos para hacer un uso y explotación de recursos más respetuoso y sostenible. El siguiente paso es adoptar compromisos reales para responder a esas exigencias sociales y medioambientales.

El grupo Enel a la vanguardia del cambio de modelo

El grupo Enel quiere liderar el cambio hacia un modelo de uso y producción energética en el que la sostenibilidad sea una pieza clave dentro de la cadena de valor de su negocio.

Con ese objetivo se han establecido una serie de compromisos, que además contribuyen a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (UN):

·         Facilitar el acceso de la energía a países emergentes. Más de tres millones de personas no disponen de ella.

·         Desarrollar programas de educación y concienciación para 400.000 personas.

·         Apoyar en el crecimiento económico sostenible e inclusivo de más de 1,5 millones de personas.

·         Ser neutral en carbono para el año 2050.

Plan de Sostenibilidad de Endesa 2016-2020

Para dar cumplimiento a estos compromisos, Endesa ha elaborado su plan de sostenibilidad. Se trata de una hoja de ruta a través de la cual el contexto de operación de la compañía se alinea con los retos energéticos a nivel global. Su misión es, por tanto, fomentar un modelo de crecimiento más sostenible para cumplir con los objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

La transformación del sector energético

Para promover ese modelo de negocio que permita al grupo liderar la transformación del sector energético, el plan contempla entre sus prioridades estratégicas la descarbonización del mix energético, la digitalización, la eficiencia y la innovación. Todo ello, teniendo en cuenta las necesidades y la satisfacción de los clientes.

En su gestión responsable del negocio, la compañía tiene muy presente:

·         la integridad corporativa

·         el compromiso con las comunidades locales

·         el capital humano

·         la seguridad y salud de los empleados

·         la sostenibilidad ambiental

·         la cadena de suministro sostenible

Un cambio de cultura

Esta forma de hacer las cosas se traduce en un nuevo posicionamiento para el grupo Enel, que apuesta por una metodología que incorpora las necesidades sociales y la realidad de las comunidades locales dentro de su estrategia. Todo ello, recurriendo a la innovación y al desarrollo sostenible, de modo que se logre generar un valor compartido perdurable, al tiempo que se ofrecen productos y servicios energéticos en favor del desarrollo social y el respeto ambiental de los lugares donde opera el grupo.

En 2015, Enel se posicionó en el quinto lugar entre las empresas reconocidas a nivel mundial por incluir el bien común como estrategia de negocio, siendo la única compañía energética con esta distinción.

Endesa ya está en el camino hacia el cambio que el planeta necesita, dando los pasos adecuados para superar los retos energéticos. Pero los cambios no solo dependen de las empresas, sino de los compromisos que las personas al frente de ellas adopten y de la concienciación de los trabajadores, proveedores y consumidores. En realidad, los verdaderos líderes del cambio somos todos y cada uno de nosotros como ciudadanos e individuos. ¿Estamos dispuestos a liderar una propuesta de cambio real?  Piénsalo: ¿eres espectador o prefieres ser protagonista?

Escribe un comentario