Categoría

Energía eólica

La energía eólica es una fuente de energía renovable que utiliza la fuerza del viento para generar electricidad. El principal medio para obtenerla son los aerogeneradores, “molinos de viento” de tamaño variable que transforman con sus aspas la energía cinética del viento en energía mecánica. La energía del viento puede obtenerse instalando los aerogeneradores tanto en suelo firme como en el suelo marino.

Echa un vistazo a nuestras páginas y podrás conocer información sobre la energía eólica, sus ventajas y desventajas, cómo funcionan los aerogeneradores y noticias y curiosidades sobre el mundo de la energía eólica.

Ver más

Renovable, ecológica y respetuosa con el medio ambiente. Así es la energía eólica, la cual se está convirtiendo en uno de los métodos más extendidos y productivos para generar energía eléctrica a nivel mundial. Hoy en día, esta fuente de energía se aplica tanto a gran escala, como en pequeñas instalaciones.

La principal desventaja de la energía eólica es nuestra incapacidad para controlar el viento. Al ser una energía menos predecible no puede ser utilizada como única fuente de generación eléctrica. Para salvar los momentos en los que no se dispone de viento suficiente para la producción de energía eólica es indispensable un respaldo de las energías convencionales y el resto de renovables.

La energía eólica es una solución limpia y eficiente para la generación eléctrica, aunque genera ciertos inconvenientes para el medio ambiente. Este inconveniente lo ocasionan las hélices, tanto acústica como visualmente, aunque el impacto más importante es el producido sobre la avifauna. Con el nuevo diseño «sin aspas» ideado por la empresa Vortex Bladeless, se elimina por completo estos impactos, siendo además mucho más económico que los aerogeneradores convencionales.

Dinamarca ya no solo es conocida por su encantadora Sirenita o los juegos de Lego; hoy en día es todo un referente en sostenibilidad y eficiencia energética. El país escandinavo lleva más de 30 años trabajando para que su desarrollo económico y social no dependa de las energías tradicionales y por supuesto, para que las generaciones futuras disfruten del medio ambiente como se merecen. El resultado: proyectos pioneros como Middelgrunden, un parque eólico marino frente a Copenhague, donde el 80% del accionariado son los propios copenhaguenses.

El Sur mendocino podría disfrutar en muy poco tiempo de los beneficios de una energía limpia como es la eólica. Ya se ha puesto en marcha un exhaustivo estudio para medir los vientos de la región y, de esta manera, poder establecer, no sólo la ubicación exacta del nuevo parque eólico sino, además, el precio mínimo de la electricidad que cubra los costos de funcionamiento.

¿Qué es la energía eólica?

¿Qué es la energía eólica?

La energía eólica es la que utiliza la fuerza del viento para generar energía eléctrica. Para ello se hace uso de los aerogeneradores, los cuales mueven una turbina y consiguen transformar la energía cinética del viento por energía mecánica. La cantidad de energía que se puede obtener está en función del tamaño del «molino». A mayor longitud de las aspas, se obtiene más potencia y por lo tanto más energía. El tamaño de estos modernos molinos de viento suele variar, ya que existen unidades que van desde los 400 W y un diámetro de 3 metros. Utilizados para el uso doméstico de las casas, hasta los aerogeneradores comerciales instalados por empresas de electricidad que llegan a tener una potencia de 2,5 MW y 80 m. de diámetro de aspas.

¿Cómo funciona la energía eólica?

Condiciones para la instalación de la energía eólica

Para un buen rendimiento de los aerogeneradores es necesario hacer un estudio previo del emplazamiento donde estará ubicado, así como cumplir una serie de requisitos. Lo primero que se tiene que hacer es una medición del viento a diferentes alturas y comprobar su dirección y su velocidad. Este primer paso, conocido como la «rosa de los vientos», deberá de durar como mínimo un año. De esta manera, no sólo se podrá conocer cuál será la mejor posición para colocar los aerogeneradores, sino también servirá para corroborar que la ubicación es adecuada para instalar un parque eólico.

Una vez que se ha hecho el estudio sobre el viento, será necesario tener en cuenta algunos aspectos relacionados con el entorno. En este sentido, se debe de respetar la avifauna del entorno, mantener la lejanía con los núcleos urbanos para evitar la contaminación acústica de los parques eólicos, instalar los aerogeneradores en suelo no urbanizable, así como evitar la interferencia con señales electromagnéticas del entorno, como señales generadas por torres de telefonía, radio o televisión.

La energía que el viento produce

Un poco de historia sobre la energía eólica

El primer uso que se conoce del aprovechamiento del viento data del año 3.000 a.C., cuando se empiezan a usar los primeros barcos veleros egipcios. Unos milenios más tarde (s. VII en Persia), el ser humano comienza a utilizar el flujo del viento para realizar tareas mecánicas que requerían un gran esfuerzo físico. De esta manera, surgen los primeros molinos de viento que tenían como función moler el grano o bombear agua de los pozos.

A finales del XIX aparecen las primeras turbinas eólicas para generar electricidad. Charles F. Brush (1849-1929), fundador de la industria eléctrica americana, construyó un gigante de 144 palas fabricadas en madera de cedro. Durante 20 años, esta gran estructura cargó las baterías en el sótano de su casa. Paralelamente, el profesor La Cour comenzó a realizar los primeros experimentos con aerogeneradores. No será hasta después de la II Guerra Mundial, cuando una compañía danesa comience a fabricar las primeras turbinas de corriente alterna. El gran interés por esta energía renovable vendrá con la primera crisis del petróleo (1973). En los años 80 surgirá el boom industrial y tecnológico para los aerogeneradores modernos. Actualmente muchos países cuentan con la energía eólica como una fuente de energía primaria en pleno desarrollo. China, India, Sudamérica y EE.UU, son los países que destacan como futuros grandes generadores de energía eólica.