Turbina de energía eólica para la PatagoniaAsí lo ha visto un grupo de investigadores de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Comahue, en conjunto con las universidades de La Plata y de la Patagonia Austral y con financiación de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, que recién desarrollaron el primer prototipo fabricado en la Argentina de una turbina de eje vertical tipo Darrieus-Troposkien de 1 a 5kw, adaptado a los vientos de la Patagonia. El proyecto, en realidad, surgió en 1995 cuando se comenzó a estudiar los vientos del Comahue para, ya en 2001, afianzar el proyecto de investigación que ha estado parado hasta 2010 debido a la crisis.

Este tipo de turbinas reciben ese nombre en homenaje a su creador: hacia 1930 el francés Darrieus inventó dos tipos de turbinas, por un lado, las H Darrieus que poseen sus aspas paralelas al eje de rotación y, por otro, las Troposkien, donde este nombre corresponde a la catenaria (curva dependiente del peso) que se forma al tener dos vértices en el eje, uno superior y otro inferior).

De este modo, el nuevo prototipo cuenta ahora con un rotor y unos tensores de sujeción –denominado sistema de arriostramiento- mucho mejor para soportar tales regímenes eólicos que los diseños europeos, que son los que están cubriendo la demanda de aerogeneradores del país aunque en el caso de la Patagonia presentan problemas de fatiga en las aspas por el régimen de vientos de la región. El rotor, por ejemplo, se ha rediseñado en fibra y resina para que soporte hasta 30 metros por segundo.

La nueva turbina, en cambio, es capaz de alcanzar picos de potencia de hasta 150 kilovatios (kW). Así, no sorprende que la facultad ya haya recibido encargos de turbinas de 50 a 150kW de unos 30 metros de altura y ya haya aparecido empresas interesadas en su fabricación en escala. Además, entre las primeras aplicaciones de las turbinas ya se contempla el suministro al complejo universitario para así poder prescindir del servicio tradicional.

Una de las principales ventajas de este diseño es su omnidireccionalidad, que le permite tomar el viento sin necesidad de sistemas de orientación, provenga de donde provenga. A ello se suma, además que buena parte de  sus partes electromecánicas pesadas puede localizarse a nivel del suelo del lugar de instalación, lo que abarata significativamente  tanto el uso como el tamaño de grúas.

Fuentes: Universidad Nacional de Comahue | Río Negro | EV Wind | Diario de Cuyo | Imneuquen

Escribe un comentario