Categoría

Energía hidráulica

La energía hidráulica o energía hídrica es una fuente de energía renovable que aprovecha la caída de agua desde una cierta altura para generar energía eléctrica. Se aprovecha así la energía cinética de una corriente o salto de agua natural.

Para conseguir aprovechar esa energía se aprovechan los recursos tal y como surgen en la naturaleza (por ejemplo, cataratas, gargantas, etc.) o se construyen presas. Las instalaciones más comunes hoy en día son las centrales hidroeléctricas.

Si quieres saber más sobre la energía hidráulica, sus ventajas y desventajas y descubrir sus curiosidades no te pierdas estas páginas.

Pese a que Shell aseguraba que el fracking podría ser una realidad en España en 2016, lo que garantizaría el suministro de gas natural otros 70 años más, la presión popular, y, especialmente, los bajos precios del petróleo, han puesto freno a esta práctica en el país.

El agua que aprovecha la provincia de Mendoza proviene, casi en su totalidad, de la fusión de las nieves y glaciares ubicados en la cordillera de Los Andes. Llueve muy poco en la región, lo que unido al alto índice de evapotranspiración ha provocado un pronunciado déficit hídrico. A pesar de ello, la provincia cuenta con seis cuencas hidrográficas: las de los ríos Mendoza, Tunuyán, Diamante, Atuel, Malargüe y Grande y Colorado.

La energía renovable es la energía limpia que se obtiene de los recursos que nos ofrece la naturaleza capaz de regenerarse por ella misma en el medio. Las fuentes de energía convencionales, como el petróleo, carbón o gas natural, son perjudiciales para el medio ambiente y la salud, por lo que el desarrollo de las energías renovables, como eólica, hidráulica, solar, etc, se convierte en un avance hacia un futuro más sostenible y respetuoso con el planeta. Un caso destacable es el de las centrales hidroeléctricas ya que, a parte de ser una energía renovable, consigue cubrir los picos de demanda energética de la red.