Central de energía nuclear VogtleEl pasado viernes 18 de marzo el Consejo de Seguridad Nuclear publicó en su página un mensaje para tratar de tranquilizar a los ciudadanos sobre la seguridad de las centrales nucleares en nuestro país.

En este mensaje se destacaba lo improbable de que algo parecido a lo acontecido en Japón pudiera ocurrir en España, y en caso de existir algún desastre natural el diseño original de las centrales estaba preparado para dar respuesta a huracanes o explosiones dentro de las instalaciones. También se indicaba que los sistemas de seguridad de las centrales se prueban periódicamente y son revisados por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) dentro de su programa permanente de supervisión. Los planes de emergencia nuclear de España están diseñados para afrontar cualquier tipo de situación adversa en una central nuclear, incluido un terremoto. La gestión de las emergencias nucleares y radiactivas en España se regula mediante el Sistema de Protección Civil.

No obstante y en base a lo acontecido, el presidente del Gobierno ha pedido al CSN una revisión en profundidad de las seis centrales nucleares y ocho reactores españoles, por ello en las próximas semanas el CSN elaborará un primer informe sobre el estado actual de las protecciones frente a sismicidad y resistencia a inundaciones de las centrales nucleares españolas. Las conclusiones de estas evaluaciones se utilizarán para mejorar la seguridad, incluyendo la modificación de la normativa si se considerara necesario.

En Europa el tema también se está moviendo. Concretamente, los ministros europeos de Energía celebraron el 21 de marzo una reunión extraordinaria para avanzar en las pruebas de resistencia (fijación de criterios de evaluación y planificación temporal) que deberán superar las centrales nucleares de la Unión Europea con carácter preventivo, las cuales evaluarán el sistema de seguridad de las centrales mediante simulaciones de situaciones de riesgo como terremotos, tsunamis o ataques terroristas. En España el primer examen se realizará a la central de Cofrentes (Valencia) cuyo ciclo de vida acaba de extenderse 10 años más.

La posición que a día de hoy están tomando otros países europeos frente a la situación de crisis nuclear que se está viviendo está siendo muy diferente. Alemania ha decidido cerrar 7 de sus 17 centrales nucleares por razones de seguridad. Francia y Reino Unido, sin embargo, se muestran reticentes a cambiar sus planes.

Fuentes: Elaboración propia / Consejo Nacional de Seguridad / suite101 / flickr

Escribe un comentario