En los últimos años, cuando hablamos de recursos energéticos, siempre van ligados a la sostenibilidad y los recursos renovables. Es muy importante que los recursos energéticos nos proporcionen la energía necesaria para satisfacer nuestras necesidades básicas, pero cada vez se hace más importante  considerar como utilizarlas a largo plazo

¿Qué es un recurso renovable?

Llamamos recurso renovable a aquellos que se generan con recursos naturales que no se agotan (el sol, el viento, las lluvias… a diferencia de combustibles fósiles, como el petróleo). Su punto a favor más importante es que no tienen impacto ambiental, puesto que no emiten gases de efecto invernadero.

No menos a tener en cuenta está el hecho de que gracias a ellas reducimos la dependencia energética de otros países, puesto que tienden a ayudarnos al autoabastecimiento.

Molino de viento, una forma de obtener recursos renovables

Ejemplos de recursos renovables que existen:

Existen muchos tipos de recursos renovables, como por ejemplo:

  • Energía solar
  • Energía eólica
  • Energía geotérmica
  • Energía hidráulica
  • Energía eléctrica
  • Energía de biomasa

A continuación, te hablaremos de cada uno de ellos más detalladamente:

Energía Solar

La energía solar, como su nombre indica, es la que se deriva del sol. Gracias a ella obtenemos calor y electricidad. Las principales formas de aprovechar los rayos del sol son a través de las diferentes clases de paneles solares: las placas fotovoltaicas transforman la luz solar en electricidad. Las placas solares fototérmicas aprovechan la energía solar para generar calor en tu vivienda. Y las termoeléctricas sirven fundamentalmente para calentar agua gracias a la luz solar, aunque también se puede emplear para calentar alimentos, o para destinarla a calefacción.

Entre las ventajas de la energía solar, además de ser una energía limpia y renovable, estaría que se puede emplear en zonas donde no llega el tendido eléctrico (las rurales, por ejemplo), o que su mantenimiento es sencillo. No necesita mucho espacio (los paneles se instalan en los tejados) y sólo se requiere una inversión inicial, puesto que luego no necesitaremos combustible para su mantenimiento.

¿Hay alguna desventaja? Pues sí. Como en todo, hay pros y contras. La principal es que, según la estación del año (o nuestra ubicación geográfica) hay más o menos luz solar, por lo que para algunos los paneles solares no resultarán atractivos.

Y aunque la inversión económica es sólo inicial, es un monto que no está al alcance de cualquiera. Además, para una vivienda, habría que complementar esta manera de obtener energía con otros sistemas, como una bomba que, por ejemplo, haga circular el agua.

Si te interesan, estos paneles están ya tan extendidos que incluso puede construirlos tú mismo para su hogar. El resultado será, obviamente, ‘casero’, pero efectivo.

Energía eólica

La energía eólica es la que obtenemos del viento. De molinos de toda la vida a velas de barcos, los humanos la hemos aprovechado desde la antigüedad. Hoy tenemos molinos (‘aerogeneradores’ es su nombre técnico) agrupados en parques eólicos (España tiene, de hecho, terrenos muy buenos para ello).

La mayor ventaja de este tipo de energía es que es limpia y no genera residuos ni contamina. Pero sus detractores señalan como desventajas que deben situarse en zonas montañosas, y para llegar hasta ellas sí contaminamos, erosionamos y destruimos vegetación. Además, los molinos generan contaminación acústica, puesto que son muy ruidosos.

Energía geotérmica

La energía geotérmica es aquella que aprovecha el calor del subsuelo de nuestro planeta, por ejemplo para fines industriales, o para obtener agua caliente sanitaria. Es una de las renovables menos empleadas, puesto que aún no se ha desarrollado del todo la tecnología para extraerla, aunque a su favor tenemos que una vez realizada la inversión en infraestructura, obtendremos un gran ahorro económico y energético, aunque esto es sobre todo a largo plazo. No es ruidosa ni emite CO2 y ocupa poco terreno.

¿Los contras? La principal desventaja de la energía geotérmica es que la fase inicial del proceso de extracción del subsuelo puede ser larga y costosa. Requiere identificar el lugar idóneo, y hay que tener cuidado con las emisiones tóxicas, como de ácido sulfhídrico, o incluso algún escape de CO2. El impacto ambiental tampoco es nulo, puesto que requiere perforar la superficie.

Aguas termales en zona con recursos renovables

Energía hidráulica

La energía hidráulica es la que obtenemos gracias a la fuerza de la caída del agua, por ejemplo en un salto de agua natural como una catarata. También construimos represas para generar ese salto. La energía se captura en centrales hidroeléctricas.

Los pros de esta energía son que se trata de un recurso renovable, barato (los costes de operación son bajos), que permite acumular agua para periodos de escasez y regular los flujos en caso de inundación.

Los contras de la energía hidráulica tienen que ver con las centrales, pues requieren una importante infraestructura. Las presas afectan el ecosistema donde se ubican, causando erosión, alterando la vida de algunas especies de peces, o que se hayan lejos de las poblaciones que abastecen de electricidad, por lo que requieren líneas de transporte, que encarecen la inversión, provocan pérdidas de energía y tienen a su vez impacto ambiental.

Energía eléctrica

La energía eléctrica, obtenida de fuentes renovables, puede generarse en centrales solares, eólicas, hidroeléctricas, de biomasa… gracias al movimiento de cargas eléctricas (electrones positivos y negativos) que se producen en el interior de materiales conductores, como cables metálicos.

La energía eléctrica puede convertirse en luminosa, mecánica, térmica, y es probablemente una de las más empleadas en nuestros hogares. No contamina, su transporte es barato, llega a lugares remotos…

Las ventajas de la energía eléctrica son muchas, pero generarla de manera renovable requiere una inversión muy fuerte de dinero público y privado, para alcanzar el elevado uso que le damos.

Entre sus principales desventajas está la gran dependencia que tenemos de ella, no sólo en casa, sino en las tiendas, los edificios, las calles y los transportes, y satisfacer esa gran demanda global pasa la factura al medio ambiente, puesto que para generar la mayor parte de esa energía aún se recurre a la quema de combustibles fósiles (gas, petróleo y carbón).

Energía de biomasa

La biomasa es uno de los recursos renovables que se abre paso cada vez más en el mercado de las energías alternativas.

Un país que tiene un enorme potencial en este recurso, es Colombia ya que disponen de muchos recursos forestales y agrícolas. No conviene despistarla.

Chimenea de biomasa, un recurso renovable

Escribe un comentario