Casa autosutentable en Ushuaia, ArgentinaLa casa autosustentable de Ushuaia es la primera construcción de estas características en Sudamérica, construida en su mayor parte (80%) a base de residuos. Consiste en dos construcciones en forma de cilindro de 50 metros cuadrados, y ha utilizado 350 neumáticos, 5 mil latas de aluminio, 3 mil botellas de plástico, 4 mil de vidrio y treinta paneles de lavarropas que emplearon para hacer las tejas del techo.

El proyecto resultaba tan apasionante que fue fácil convencer al arquitecto Michael Reynolds para que se sumara y él mismo lideró el equipo que capacitó a unos 70 voluntarios de entre 22 y 60 años, procedentes de lugares del mundo tan dispares como Brasil, Canadá, Estados Unidos, Chile, Uruguay, Eslovaquia, Nueva Zelanda, Turquía y Croacia, entre otros.

Esta construcción tan ecológica, que logró levantarse en un mes, no sólo aprovecha los residuos, sino que también es un buen ejemplo de ecodiseño y eficiencia energética: el armazón de cristales que tiene alrededor crea un efecto invernadero con el que en el interior de la vivienda se mantiene una temperatura constante de entre 18 y 22 grados. Una gran ventaja –y ahorro energético- considerando que en Ushuaia todo el año es invierno.

Al mismo tiempo, la construcción no utiliza ningún tipo de combustibles fósiles, puesto que además de calefaccionarse y refrigerarse por sí misma de forma natural, genera su propia electricidad mediante paneles solares o energía eólica y recolecta, filtra y recicla su propia agua, tomándola de la lluvia y el deshielo y reutilizada hasta cuatro veces. No sólo eso, también depura sus propios residuos cloacales dentro del ambicioso objetivo de convertir a Ushuaia en la primera ciudad del mundo que no vierte aguas negras en sus costas.

La“Nave Tierra” ha contado con el apoyo de funcionarios locales y los planes pasan por que funcione como estación experimental. Tanto es así que el Gobierno de la Provincia de Tierra de Fuego declaró el proyecto «de interés legislativo». Los promotores del proyecto sueñan con que en cada rincón del mundo se plante una semilla como ésta, como  un símbolo de una nueva relación entre el ser humano y la tierra.

Un buen ejemplo de cómo reutilizar lo que muchas veces pensamos que ya es un desecho inútil, algo crucial en la isla donde se levanta la “Nave Tierra”, pues allí cuesta deshacerse fácilmente de estos residuos.

Fuentes: Facebook Grupo NAT | 7 días | Perfil.com | Milenio.com | Terra | ABC

Escribe un comentario