Categoría

Movilidad sostenible

Si eres amante de la naturaleza y el medio ambiente seguro que sabes lo que significa la movilidad sostenible. La forma de movernos influye a gran escala en la contaminación del planeta.

¿Sabías que combinados, el autobús y la bicicleta son los medios de transporte más sostenible? Descubre en esta sección todas las alternativas que hay frente al desplazamiento en coche, para reducir la contaminación. 

Si todos nuestros dispositivos tienden a estar conectados en la nube, ¿por qué nuestro scooter no? Eso es lo que han pensado los fabricantes de NIU, que han instalado un chip en el vehículo con el que tendremos información en tiempo real a través de su «App» en nuestro móvil. Sistema antirrobo, GPS, seguimiento remoto, diagnóstico del vehículo y mucho más.

En los últimos años, la forma en que interactuamos con los diferentes modelos de consumo referidos a los vehículos y medios de transporte público, ha cambiado notablemente. Hemos ido incorporando a nuestro día a día hábitos que antes jamás se nos hubiesen pasado por la cabeza como, por ejemplo, compartir coche, alquilarlo para moverte por ciudad o para realizar un viaje en vez de usar el tuyo propio, etc.

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan las ciudades son sus coches. Los vehículos de sus ciudadanos, que los emplean para ir a todas partes y para acercarse a prácticamente cualquier lugar, son una complicación ante la que tienen que trabajar y para la que tienen que conseguir crear diferentes solucione. Los coches crean problemas de tráfico, lo que hace que la movilidad diaria sea complicada y que requiera mucho más tiempo del que se esperaba, pero también, y posiblemente sobre todo, crean problemas en términos de polución. Los coches son los grandes emisores contaminantes de las urbes, los que hacen que las ciudades estén muchas veces bajo una capa de contaminación que hace perder calidad en el aire que se respira.

¿Cuántas veces has soñado por subir la montaña, sin tener que emplear toda tu fuerza? ¿Alguna pendiente u obstáculo que no hayas podido superar con tu bicicleta tradicional?
La bicicleta eléctrica no son sólo prácticas para moverse por la ciudad, también pueden una gran alternativa de ocio para aquellos aficionados a los deportes de montaña que quieran una pequeña ayuda para poder ascender sin tanto esfuerzo, y así poder disfrutar del descenso al máximo.

Se podría decir que el siglo XXI ha vuelto a poner de moda algo que, durante las primeras décadas del siglo XX, se había convertido en un medio de transporte muy popular. Las bicicletas se convirtieron entre finales del siglo XIX y principios del XX en el medio de transporte favorito de muchísimas personas. Para las mujeres, por ejemplo, fue una llave para la independencia, ya que les permitía moverse sin limitaciones y de una forma mucho más personal que en el pasado. Para las clases trabajadoras, la bicicleta era, por poner otro ejemplo, la manera de acceder, de un modo no muy caro, a los medios de transporte. Durante el siglo XX, la popularización de los medios a tracción y la caída de los precios de los coches fue desplazando a la bicicleta, que se convirtió en simplemente algo para el ocio. Con el comienzo del siglo XXI, sin embargo, la bicicleta ha vuelto.

El mundo de la automoción y la movilidad está transformándose muy rápidamente debido a una necesidad de cambio de modelo energético. Las ventas de coche eléctrico se han disparado en el último año. Solo en Europa ya hay un millón de coches eléctricos matriculados. Casi al mismo tiempo, los primeros prototipos de coches solares se presentan como una alternativa viable en el mercado. ¿Van a poder conseguir finalmente estos vehículos abrirse camino? ¿Competirán en el futuro con el coche eléctrico?

El sol es una poderosa fuente de energía y una de las que tiene más potencial en el terreno de las energías renovables. La energía solar se emplea ya en muchos escenarios. Los paneles solares sirven para generar electricidad para hogares de medio mundo, para conseguir agua caliente e incluso para lograr que espacios para los que distribuir energía de forma tradicional resulta complicado y difícil tengan acceso a la red eléctrica. De hecho, la energía solar ha sido una de las soluciones al apagón energético en Puerto Rico tras el paso del huracán María y unas islas de Samoa ya dependen únicamente de una red eléctrica que se alimenta solo de la energía del sol.