¿Cómo instalar un kit de recarga para vehículos eléctricos en el garaje?

En primer lugar, es importante determinar qué tipo de esquema de instalación se va a realizar. Esto depende del tipo de contador que tenga el garaje y de si es comunitario o no. Las principales elecciones entre las que se puede escoger son la instalación de un contador colectivo, en el que se podrían recargar todos los coches eléctricos que se encuentren en el garaje, o un punto individual que se conecte al contador de la vivienda.

 Instalar un contador específico para el punto de recarga

También se puede instalar un contador específico para el punto de recarga, lo que implicaría un nuevo contrato con la comercializadora. Así, recibiríamos una factura para el punto de recarga y otra factura para la electricidad de la casa. Esto implicaría una solución más cara, aunque existen varias variantes. Una de ellas es la del gestor de carga, con el que en lugar de ser el usuario el que costee la instalación y pague a la compañía eléctrica por el suministro, el gestor de carga, una empresa que no es una compañía eléctrica, se encarga de la recarga y puede revender la electricidad.

El siguiente paso es comunicarlo a la comunidad de vecinos e informar de las obras que serían necesarias realizar. Para ello, un electricista tendrá que visitar la finca para realizar el esquema de la instalación. Hay que tener en cuenta, además, que esta debe cumplir con la Instrucción Técnica Complementaria de Baja Tensión (ITC-BT52), que entró en vigor el pasado junio de 2015.

Cuando ya se ha realizado este trámite tan solo queda sacar una derivación del contador de la vivienda a través de un cable y un tubo, que se lleva hasta la pared del garaje. Una vez allí, se coloca un cofre con un magneto y un diferencial como medida de protección.

 

Una semana de instalación 

El precio de esta instalación oscila entre los 1.000 y los 1.600 euros, dependiendo de la vivienda. En una semana aproximadamente estará terminada y el punto de recarga estará listo para ser utilizado. En España hay varias empresas especializadas en la instalación de los kits de recarga de vehículos eléctricos, como Endesa, que ofrece una Solución Integral de Recarga.

A la hora de instalar un punto de recarga es importante tener en cuenta también la potencia que se quiere contratar. Normalmente, un enchufe doméstico para un vehículo eléctrico tiene una potencia de 2,3 kw, lo que significa que se puede recargar durante toda la noche sin riesgo a que se supere el límite de energía, puesto que el consumo de la vivienda es menor en esta franja del día. El riesgo de que el diferencial salte es mínimo, y en el caso de que finalmente esto se produjera el vehículo cuenta con mecanismos para ajustar su recarga a la electricidad que haya. Así, su recarga no se interrumpiría, sino que como mucho tardaría más en cargarse.

 

Plan Movea 2017, ayudas para comprar vehículos eléctricos

El Plan Movea 2017 tenía como objetivo fomentar la instalación de puntos de recarga en las vías públicas y fomentar el uso de vehículos eléctricos. Así, la administración pretende reducir la dependencia del petróleo y reducir las emisiones de CO2. El plan incluye una serie de ayudas para la adquisición de este tipo de vehículos, por lo que si estás pensando en cambiarte de coche es recomendable consultar las condiciones de este proyecto.

Las ayudas están dotadas de 5.500 euros por vehículo eléctrico que tengan un precio máximo de 32.000 euros y una autonomía de 90 kilómetros. En esta segunda edición del Plan Movea, además de la ayuda a la compra de un vehículo eléctrico se ofrecen 750 euros por dar de baja un coche viejo con determinadas características en el mismo proceso.

FUENTES: Elaboración propia / RTVE / El periódico de la energía / Xateka /

Escribe un comentario