Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Arquitectura sostenible: casas de adobe

Hace 10.000 años, nuestros antepasados ya contaban con viviendas climatizadas que les protegían de las inclemencias del calor y del frío y que podían construir con los materiales más básicos. ¿Cómo es eso posible? Sin necesidad de aires acondicionados ni de aislamientos térmicos, la construcción de casas de adobe supone una alternativa sostenible, confortable y económica al cemento y el hormigón.

No en vano, desde finales de los setenta este método se ha ido expandiendo de sus áreas más habituales hasta Occidente. En el caso de España, está documentado el uso de casas de adobe en gran parte de la Península, especialmente por parte de los pueblos íberos, los romanos o, siglos más tarde, los mozárabes. Sin embargo, la recuperación del adobe como material de construcción no tiene tanto que ver con la tradición o la historia como con las ventajas reales y presentes que aporta.

Lo más destacable de las casas de adobe es que los materiales necesarios para construirlas se pueden encontrar en cualquier parte. Tierra, paja y agua son los únicos componentes de los ladrillos de adobe, lo que ha hecho que este tipo de vivienda tan apegada a la naturaleza esté extendida por todo el globo, desde América Latina a China, pasando por África u Oriente Medio, donde es el método más empleado de construcción.

Una de las principales ventajas del adobe es que no es necesario aplicar una receta exacta para que funcione. El proceso de fabricación ha variado poco en los últimos siglos; sólo se necesita crear una mezcla homogénea de tierra cruda, agua y paja o fibra vegetal, introducir la mezcla en un molde de madera y dejar secar al sol hasta que haya adquirido consistencia. El tamaño de los ladrillos o el uso de moldes verticales para construir paredes de adobe de una sola pieza dependerá del tipo y tamaño de la cada que queramos construir.

Las casas de adobe no sólo son un método barato y tradicional, también suponen la forma de vivienda más respetuosa con el medio ambiente y la que menos energía derrocha. Las casas de adobe no necesitan cimientos, se ventilan de forma natural y mantienen estable la temperatura en su interior, lo que supone una forma más saludable y ecológica de afrontar el frío o el calor en casi cualquier clima. Sin embargo, es necesario tener en cuenta varios consejos para reforzar su estructura, como el uso de vigas de madera o la mezcla de arcilla o yeso con el barro.

Pero, ¿cómo construir una vivienda moderna con materiales tan básicos? La respuesta es bien sencilla, reemplazando el uso de ladrillos industriales por ladrillos de adobe prensado artesanalmente. Al hablar de casas de adobe, muchos piensan automáticamente en chozas rudimentarias o construcciones ancestrales, pero lo cierto es que la técnica más tradicional ha sido mejorada durante los tres últimos siglos en Escandinavia y el norte de Europa, donde el aislamiento de las bajas temperaturas y de la humedad es crucial durante once meses al año.

Fuentes: Ebasl | Natural Homes | RTVE | Aaculaax 

¿Qué te ha parecido el artículo «Arquitectura sostenible: casas de adobe»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

2 Comentarios
Big original 1049349437

Muchas veces, la tradición es el futuro.
Big

Roxana Perez Hidalgo

Hola, El mejor método en Chile es el adobillo, ya que la estructura es de madera y recubierta con barro, parecen casas de barro por fuera muy bonitas (Valparaíso), esto debido a los sismos, ya que los ladrillos de Adobe son muy peligrosos si es que el techo no está muy bien construído (alivianado). Estas últimas están aprobadas por la norma chilena al menos, debe ser así en otros países sísmicos, excepto Perú que hicieron una normativa para casas de barro completas. saludos

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018