Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

La temperatura de la oficina bajo control

Un frío helador en verano. Un calor insoportable en invierno. La climatización es uno de los puntos más delicados dentro de la vida cotidiana de los centros de trabajo, no sólo por las discusiones que genera entre el personal, sino también por su importancia medioambiental y económica. El debate llega a tales cotas que hasta el primer ministro japonés apareció en 2005 en mangas de camisa para concienciar a un país que exigía traje riguroso incluso en pleno agosto.

La temperatura de la oficina bajo controlEn España, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, lleva varios estíos consecutivos recomendando los 24 grados en Ministerios y centros de trabajo. De hecho, se calculó que por cada grado centígrado que aumentaba la temperatura en la sede de su ministerio se ahorraban unos 6.000 euros al mes. Cada grado extra de refrigeración significa un incremento de consumo de energía del 7%. El Código Técnico de la Edificación incluye numerosas indicaciones para la temperatura de las oficinas, pero al final la decisión tiene mucho que ver con el clásico "¿a qué temperatura pongo el termostato?".

Es difícil decir cuál es la temperatura ideal para una oficina, porque, como dice la Guía Práctica de la Energía del IDAE, la sensación de confort es subjetiva (es decir, hay personas más frioleras que otras). Tampoco la temperatura "perfecta" es la misma en invierno que en verano, ni vamos vestidos igual al trabajo.

Según el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios, por razones de ahorro energético las temperaturas en los edificios refrigerados no deberán bajar de los 26 grados y no superar los 21 en los calefactados. Una temperatura excesiva reduce el rendimiento del trabajador y aumenta la posibilidad de errores y de accidentes laborales.

Fuentes: Elaboración propia / elmundo.es / soitu.es / idae.es / noticias.juridicas.com / flickr.com

¿Qué te ha parecido el artículo «La temperatura de la oficina bajo control»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

31 Comentarios
Big original imagen twenergy

Como bien se comenta en la introducción la temperatura ideal de refrigeración es 26 y 21 la de calefacción, pero lo importante es que el diseño de la instalación sea el correcto con un reparto bueno de las salidas de aire acondicionado o de los radiadores para el caso de la calefacción, porque lo que puede ocurrir si esto no es así, es que aunque la sensación de confort pueda ser subjetiva, también puede ser real cuando no existe un buen diseño una persona puede estar congelada porque tiene la rejilla frente a ella y otra pasa calor, etc.
Big

Cuando llegamos a algún organismo público o privado, tenemos que empezar a quitarnos ropa. Allí los funcionarios entán en manga de camisa y con calor
Big yoyo

Acaso pretendemos estar en manca corta en invierno y con chaqueta en verano. Con razón hay tantos resfriados en verano
Big

Es muy malo para salud, por los contractes que hay dentro y fuera
Big yoyo

Es una barbaridad poner en invierno la calefacción a más de 21 o 22º y en verano el aire acondicionado a menos de 26 o 27º.
Big cuidate yoga  z

Los primeros que deben dar ejemplo son todos los establecimientos públicos y privados y aprender que la climatización de un recinto es para hacer más agradable la estancia en él.
Big 001141

En muchos sitios no se puede entrar del calor que hace en invierno o del frío que hace en verano. El mundo al revés. Derrochando energía. Así nos va.
Big original miau

A donde más hay que insistir en que pongan la calefacción baja precisamente es en los sitios oficiales, que allí como nadie la paga...
Big

Uno de los grandes gastos es debido al Aire Acondicionado. Sin embargo podéis tener una temperatura muy agradable en pleno verano, aquí en Madrid. Utilizando esos aparatos, llamados acondicionadores, que consisten en un ventilador muy potente y hacen pasar el caudal de aire a través de una especie de arpillera que constantemente esta bañada en su parte superior por agua de una pequeña bombita, agua que la toma de un depósito situado en la parte inferior de unos 20 l de agua, cantidad que casi la agota a lo largo del día. El aparato viene a ser de aspecto como una estufa de butano, no necesita tubos de salida ni de entrada, sólo que es aconsejable mantener las puertas abiertas y mejor si el aire entra directamente de la calle. Su funcionamiento se basa en producir una fuerte evaporación en la tela humedecida, lo que provoca un fuerte descenso de temperatura y de esa manera tenemos un fuerte caudal de aire muy fresco. Decía que es muy útil en el verano en Madrid porque aquí el aire, en verano, es muy seco y posibilita la evaporación para obtener ese gran descenso de temperatura. Sin embargo en la costa, al tener una humedad relativa alta no se consigue apenas evaporación con lo que el aparato es un simple ventilador. Es aconsejable que las puertas estén abiertas o mejor que el aire lo tome lo más directamente de la calle, por el aire que ya ha pasado por el aparato es húmedo y ya no podrá evaporar más en su próxima pasada. Las diferencias con un Pingüino (aparato móvil de aire acondicionado) son las siguientes: El acondicionador tiene una potencia de unos 200 w, Un Pingüino, o un aparato de aire acondicionado, más bien pequeño son unos 3000 w Consume unos 10 a 15 l de agua diarios, no tiene compresor, sólo ventilador, hace menos ruido y el precio también es infinitamente más bajo
Big original copia de agustina home 450x619

De veras que es increible la cantidad de sitios que derrochan calor en invierno y fri en verano. Asi van los catarros a todas epocas

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2017