Comprar un coche eléctrico1. El precio de compra. El coste inicial de un vehículo eléctrico es más elevado que el de uno de combustión interna: cuestan entre un 33% y un 50% más que el mismo modelo de combustión. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, tanto el coste de la energía que los impulsa como el mantenimiento, son más baratos. La ventaja de los coches eléctricos es que, además de estar exentos del impuesto de matriculación por sus bajas (en el caso de los híbridos) o nulas emisiones de CO2, el Plan Integral de Impulso al Vehículo Eléctrico 2011-2014 prevé ayudas a la compra de estos coches por valor de 72 millones de euros, lo que representa hasta un 25% del precio antes de impuestos. En la página web del proyecto Movele se pueden consultar algunos precios y ayudas del coche eléctrico.

2. La autonomía. A la hora de hacer un viaje largo por carretera, la autonomía de un vehículo eléctrico es sumamente importante. Ésta depende del modelo y del tipo de batería. Las más utilizadas son las baterías de litio (muy comunes en móviles y portátiles), que han sido desarrolladas tecnológicamente en los últimos años para alcanzar la mayor autonomía posible sin necesidad de recarga, alcanzando los 150 kilómetros. A partir de 2011, las empresas de automoción empezarán a lanzar coches con una autonomía de hasta los 200 km.

3. El consumo de electricidad. El combustible del coche eléctrico es la electricidad. Y su consumo depende del tamaño del coche: 10kWh/100km para un utilitario urbano y 30kWh/100km para un microbús. El coste a la hora de recargar un vehículo eléctrico es mucho menor que el coste de llenar el depósito de un coche de combustión interna con gasolina, lo que supone un importante ahorro para el bolsillo. Para un consumo medio de 15 kWh/100km, recargando en horario nocturno, puede suponer un coste de unos 1,5€/100km, frente a un mínimo de 3,5€/km de un vehículo de combustión tradicional.

4. Puntos de recarga. Un coche eléctrico se puede enchufar directamente a la red eléctrica, por ejemplo en el garaje. Además, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) ha elaborado un mapa nacional donde el consumidor puede consultar los puntos de recarga de acceso público más cercanos a su vivienda o lugar de trabajo. Los centros comerciales son otros de los lugares donde cada vez es más habitual encontrar estaciones de recarga eléctrica.

5. Tiempo de recarga. Según el modelo del coche y el tipo de corriente a la que se conecte, se puede realizar una recarga rápida o convencional. Para una carga completa del vehículo, el tiempo es de 6 a 8 horas. En este caso, una opción cómoda y barata es recargar el coche durante la noche. Para una recarga rápida, en tan sólo 10 minutos se puede recuperar unos 60 kilómetros de autonomía. Si tienes más dudas sobre el coche eléctrico, consulta aquí las preguntas más frecuentes.

Fuentes: Twenergy / endesavehiculoelectrico.com / Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) / Proyecto Movele / Flickr

Escribe un comentario