El contador de agua, un tipo de medidor

El contador de agua mide, registra e indica el volumen de agua en metros cúbicos que pasa a través de él.

La diferencia con un medidor es que el contador suele ser propiedad de la compañía suministradora y está verificado parar asegurar la correcta medición; mientras que un medidor suele ser de un particular o de una empresa.

Un contador suele situarse al inicio de la red de agua de la zona de abastecimiento; el medidor también puede estar al inicio, pero generalmente se sitúan repartidos por la red para realizar el seguimiento de los consumos en un circuito concreto.

Cómo ahorrar gracias al contador de agua

El contador de agua permite conocer el consumo de agua que hemos tenido y, por lo tanto, evaluar si existen opciones de mejora o de ahorro:

• Este equipo nos puede ayudar a detectar posible fugas: si sospechamos que tenemos más consumo del que realmente hacemos, podemos realizar un sencillo análisis basado en comprobar el registro del contador registra el consumo de agua cuando todos nuestros equipos consumidores están parados. Si detecta consumo puede ser consecuencia de la existencia de una fuga en algún punto de la red.

• También nos permite comparar nuestro consumo con el de la media por habitante para saber si estamos consumiendo más o menos y cambiar nuestros hábitos hacia otros más sostenibles como ducharse en vez de bañarse, cerrar los grifos mientras lavas los platos o no tirar basura por el retrete. En España, el promedio es de 137 litros por persona al día (2011).

• Asimismo, nos permite evaluar la eficacia de las medidas de ahorro llevadas a cabo como la instalación de perlizadores o doble pulsadores en las cisternas.

Tipos de contador

Existen distintos tipos de contadores dependiendo de su complejidad o de la cantidad de los datos que quieran medirse:

Contador mecánico manual. Son los contadores fijos convencionales. Dentro de estos se encuentran los de lectura directa y los de manillas o relojes.

Lectores remotos vía radio. Reciben la información de la lectura de forma electrónica. Facilitan los consumos reales de agua sin necesidad de que el técnico entre en el domicilio, o tener que estar en casa en el momento de la lectura.

Estos contadores, en algunos casos, pueden medir al mismo tiempo el consumo de calefacción.

Cómo leer un contador de agua

Si nosotros como usuarios queremos facilitar la lectura a la suministradora, debemos tener muy claro cómo se leen los contadores para evitarnos sorpresas en la factura.

Días antes de la visita del técnico que viene a recoger los datos de consumo de agua, se avisa al usuario con una nota de la fecha concreta donde puede rellenar su consumo si no va a estar en casa.

– Para los contadores de lectura directa, los dígitos que aparecen se han de leer de izquierda a derecha y solo los números en negro.

– Si el contador fuera de manillas, toma un valor por cada manilla que indica una unidad distinta. Es decir, la primera manecilla de la izquierda es el valor de las unidades de millar, la segunda la centena, la tercera manecilla sería el valor de la decena y la cuarta manecilla las unidades. En este último caso un suele indicar directamente a un solo valor. Por lo tanto, se aporta el valor menor de los dos entre los que se sitúa la manilla.

¿Alguna vez has leído tú mismo el contador de agua?¿Os han instalado los nuevos contadores de lectura remota?

Escribe un comentario