Sabiendo que hasta el 80% de las enfermedades en los países en desarrollo son por carencia de agua potable, se entiende que el acceso a ella no sólo sea considerado un derecho humano, sino además uno básico para el cumplimiento de todos los demás derechos humanos de acuerdo a la ONU.

El agua potable es la que, luego de un proceso de potabilización, puede ser destinada para consumo humano sin que represente riesgos a la salud. Los problemas de contaminación y disponibilidad, que se acentuarán por los efectos del cambio climático, hacen buscar tecnologías para abastecernos de agua que sean eficientes y de bajo costo.

tecnologías de potabilización del agua

De las condiciones del agua a tratar depende la tecnología de potabilización aplicable, en México es el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) el encargado de desarrollar o adaptar las tecnologías de potabilización, contando con diferentes patentes que se utilizan día con día. Por ejemplo, en varias regiones de México el agua subterránea está contaminada naturalmente con arsénico, hierro o manganeso. La filtración con un tipo de piedra, la zeolita, es una tecnología de bajo costo ya aplicable que demuestra buena efectividad.

Sin embargo los contaminantes producto de la acción humana plantean otras situaciones a resolver. Por ello el IMTA explora otras tecnologías como la electrocoagulación, que demuestra ser muy efectiva para la remoción de concentraciones altas de contaminantes que con los métodos convencionales no es viable. Aunque el costo de la energía que este proceso requiere aún no lo hace viable para un uso a gran escala, se está probando para uso industrial logrando ahorros de hasta el 50% en el consumo de agua, al posibilitar su reutilización.

Escribe un comentario